16 septiembre, 2021

Una escasez que no cede

El fin de año de 2020, además de librarnos de un año horrible, nos trajo todas las novedades para el Gaming, tanto en consolas con la Xbox Series X|S y la PlayStation 5, como en las nuevas tarjetas gráficas de la serie 3000 de Nvidia. Aun así, las 3 han presentado una situación para nada agradable en común, la escasez que tienen en el mercado.

Esta nueva generación del Gaming es todo un avance tecnológico gracias a sus componentes y a los esfuerzos de sus productores, pero la pandemia por covid ha dificultado en gran medida la capacidad de stock de las tiendas más que nada debido a la dificultad de transporte que también se ve retrasado por el gran tamaño de las nuevas consolas. Pero aun así existe otro problema, una falta de componentes y que es el principal martirio para Nvidia.

Para esta última, el problema ya no es el transporte, si no crear sus tarjetas, En 2020, el mercado de los electrónicos tuvo muchismo crecimiento, mismo que seguirá en 2021, pero debido a esto, la demanda de equipos y piezas se ha incrementado a niveles que mantienen a las principales desarrolladoras como Samsung trabajando al máximo y aun así no logran cubrir las demandas del mercado.

Esta misma situación de la demanda y escasez, ha generado que mucha gente opte por comprar tarjetas de la serie 2000, una generación detrás de las actuales pero que siguen rindiendo, aun asi, debido a la demanda, la gente se encontró con un problema además del stock, el precio.

Si la demanda aumenta, los precios suben y «i la demanda baja, los precios bajan. La primera es la que se está cumpliendo en este momento para las tarjetas gráficas, pero aun así, debido a la escasez de semiconductores, puede que este problema se extienda a muchas de las ramas de los electrónicos y quien sabe, tal vez nos acerquemos a un declive de esta industria.

A %d blogueros les gusta esto: