11 abril, 2021

Un reciente estudio explica por qué se forma un hexágono de Saturno

Científicos de la Universidad de Harvard crearon un modelo en tres dimensiones que plantea una teoría que podría explicar la formación de ese misterioso hexágono en el polo norte de Saturno.

Saturno, es el sexto planeta del Sistema Solar, es conocido por sus anillos, pero también por uno de sus grandes misterios, la formación de un hexágono que aparece de manera habitual en su polo norte. Este hexágono fue descubierto durante la misión de Voyager en 1981 pero se observó más a fondo gracias a la misión de Cassini en el año 2006,

El famoso hexágono se encuentra alrededor de los 78ºN de latitud, mide alrededor de unos 30.000km de ancho, mayor que el diámetro de la Tierra, además de girar en sentido anti horario. Esta forma también gira en sentido anti horario. También solo se ubica en el hemisferio norte ya que en el sur presenta un vórtice, pero no un hexágono alrededor.

Hay varias hipótesis acerca de su forma, por ejemplo, que el hexágono se forma en zonas con un alto gradiente latitudinal en la velocidad de los vientos atmosféricos de Saturno. Pero ahora en un nuevo estudio, los científicos de Harvard han creado un nuevo modelo para simular en tres dimensiones lo que sucede en Saturno y dar respuesta a este enigma. En este modelo han analizado las diferentes tormentas que se dan en el planeta, así como sus trayectorias. En la Tierra sabemos que las tormentas que se producen de forma regular, y que también pueden adquirir forma de espiral como en los huracanes, pero nunca se ha producido una con segmentos hexagonales como la de Saturno.

Después de ese análisis encontraron que el hexágono de Saturno podría estar creado por un proceso de convección térmica profundo, creado a miles de kilómetros de profundidad, muy por debajo de las nubes de Saturno y que no se había estudiado hasta ahora.

Y de esa forma se crean vórtices grandes y pequeños que rodean a una corriente en chorro horizontal más grande que sopla hacia el este del polo norte y que también tiene más tormentas dentro de ella. Así las tormentas más pequeñas tienen la tarea de presionar los extremos exteriores de otras mas grandes en la misma región, “pellizcando” el chorro del este y confinándolo a la parte superior del planeta. Como intentan existir todas, las más grandes pierden su forma y crear un hexágono.

Sin embargo, la forma que vieron los investigadores era un polígono de nueve lados, no un hexágono, que se movía más rápido que la tormenta de Saturno. Aun así consideraron valida la prueba para la teoría de cómo podría formarse este curioso hexágono en Saturno.

A %d blogueros les gusta esto: