24 septiembre, 2021

Turquía recibe advertencia por movilizar un barco cerca de Grecia

Desde agosto que Turquía y Grecia competían por el control del gas natural que se encuentra en el Mediterráneo, por lo que ambas naciones colocaron taladros en posiciones estratégicas.

La disputa parte del hecho de que Grecia afirma que tiene derechos sobre el territorio que rodea a la isla Kastelorizo, que se encuentra a las orillas de la costa de Turquía. Por lo mismo, este país reclama los derechos sobre el territorio ya que cuenta con una extensión mucho mayor a la de la isla.

A pesar de las múltiples advertencias, el gobierno turco desplegó el 10 de agosto un buque de investigación (Oruc Reis) para “estudiar la actividad sísmica de la zona”. 

El navío pronto estará acompañado por dos naves más para las nuevas “investigaciones sísmicas”.

En septiembre, Oruc Reis regresó a la costa de Turquía y se especuló una resolución pacífica, sin embargo el presidente Recep Tayyip Erdogan declaró que este solo fue un “gesto diplomático para permitir que la Unión Europea convoque una cumbre”.

Durante esta reunión se concluyó que el gobierno de Turquía sería sancionado en caso de continuar con sus operaciones en la zona. Esta decisión solo volvió más tensas las relaciones entre Turquía y la UE.

La respuesta de los oficiales turcos ante esto fue alegar que el navío solo fue regresado para darle mantenimiento.

Asimismo, se informó a la alerta marítima NAVTEX que el Oruc Reis continuará con sus operaciones desde el 22 de Octubre.

Casi inmediatamente el gobierno francés intervino, para advertir al gobierno turco sobre las repercusiones que tendrá  si no actúa con precaución.

La disputa parte del hecho de que Grecia afirma que tiene derechos sobre el territorio que rodea a la isla Kastelorizo, que se encuentra a las orillas de la costa de Turquía. Por lo mismo, este país reclama los derechos sobre el territorio ya que cuenta con una extensión mucho mayor a la de la isla.

A pesar de las múltiples advertencias, el gobierno turco desplegó el 10 de agosto un buque de investigación (Oruc Reis) para “estudiar la actividad sísmica de la zona”. 

El navío pronto estará acompañado por dos naves más para las nuevas “investigaciones sísmicas”.

En septiembre, Oruc Reis regresó a la costa de Turquía y se especuló una resolución pacífica, sin embargo el presidente Recep Tayyip Erdogan declaró que este solo fue un “gesto diplomático para permitir que la Unión Europea convoque una cumbre”.

Durante esta reunión se concluyó que el gobierno de Turquía sería sancionado en caso de continuar con sus operaciones en la zona. Esta decisión solo volvió más tensas las relaciones entre Turquía y la UE.

La respuesta de los oficiales turcos ante esto fue alegar que el navío solo fue regresado para darle mantenimiento.

Asimismo, se informó a la alerta marítima NAVTEX que el Oruc Reis continuará con sus operaciones desde el 22 de Octubre.

Casi inmediatamente el gobierno francés intervino, para advertir al gobierno turco sobre las repercusiones que tendrá  si no actúa con precaución.

A %d blogueros les gusta esto: