11 abril, 2021

Spartan: El centro de Halo

El lore detrás de Halo es muy amplio e interesante, lleno de razas, tecnología e historias únicas de sus personajes, pero si hay algo en particular que destaca, son sus Spartans, aquellos soldados legendarios de la humanidad y alrededor de los cuales, se construye toda la historia, al menos en los videojuegos y comics.

Prueba de esto es que en todos los juegos, menos en Halo 3: ODST, controlamos a un Spartan, siendo este el Jefe Maestro en la mayoría, y notamos como es que un único soldado es capaz de darle la vuelta a una guerra prácticamente perdida. Por eso, retomaremos los orígenes de estos super soldados y sus siguientes generaciones.

EL origen de los Spartan, se remonta a un proyecto de la ONI, que buscaba aumentar las habilidades de sus soldados con el proyecto Orion. Aquellos días de proyecto no brindaron muchos frutos. Al inicio no funcionaba y cuando se logró, sus participantes, con el tiempo, empeoraban hasta ya no ser efectivos en las líneas de la humanidad. Aunque hubo algunas excepciones como el Sargento Johnson de la trilogía origina.

Años después, la doctora Halsey, con el apoyo de la ONI y con la amenaza de la Insurrección más viva que nunca, puso en marcha su proyecto Spartan-II, pero en lugar de adultos voluntarios, usó niños de todo el espacio humano, secuestrándolos y entrenándolos desde los 6 años para convertirse en los soldados que querían lograr.

Dicho proyecto se llevó a cabo en Reach, la segunda base militar humana más importante, solo por detrás de la Tierra. Tras los procesos de entrenamiento se llevo a cabo el proceso de mejora, en donde a los ya puertos casi adolescentes niños, se le mejoró de diversas maneras, incluyendo vista mejorada, un aumento en reflejos del 300%, huesos virtualmente irrompibles, y crecimiento acelerado de su esqueleto y músculos, dándoles mayor tamaño y fuerza.

Pero este proceso no sería un completo éxito, de los 75 candidatos, solo 33 sobrevivieron intactos, 12 quedaron inhabilitados para seguir, y 30 murieron. Aunque estos últimos, fueron criogenizados en esperanzas de que en algún momento pudieran ser revividos y puestos en acción, como paso con el equipo rojo.

Tiempo después, se le entregaría a estos Spartan las armaduras Mjolnir Mark-IV, que no solo les daría una protección gigantesca, si no que aumentaría sus habilidades físicas.

Ya con todo esto, los Spartan-II serían desplegados contra diversos objetivos Insurreccioncitas y del recién descubierto Covenant, dando origen a la leyenda del Jefe Maestro y su grupo de Spartans.

Años después, surgiría el proyecto Spartan-III, un proceso que en lugar de secuestrar niños, usaría a huérfanos y métodos de aumentación más seguros. Del

mismo modo, las armaduras de estos Spartan no serían las mismas Mjolnir, debido al costo que estas representaban, aun así, la armadura que usaban era muy superior al del resto del UNSC. Durante la vida de este proyecto, 3 clases de 300 o más Spartan fueron creadas, Alfa, Beta y Gamma. Las primeras dos siendo aniquiladas en su mayoría durante ciertas operaciones en contra del Covenant. De Gamma, aunque muchos murieron, otros más fueron llevados al programa Spartan-IV. De la clase Gamma, algunos fueron asignados a equipos especiales como lo fue Noble en Halo Reach, dándoles la armadura Mjolnir Mark V.

EL último programa, fue el Spartan-IV, usando de base el proyecto Orion, usaron a adultos ya activos en el ejercito como voluntarios. Aunque se esperaba poder crear humanos que no necesitaran de armaduras para ser tan efectivos, pero este plan no funcionó, por lo que se regreso a la opción de armaduras y mejoras.

Aunque esta generación era efectiva, no se comparaban con las dos anteriores, pero esto se compensó con las nuevas armaduras Mjolnir que se les daba, pudiendo compararse a uno II o III con Mjolnir de primera generación.

De aquí nacen los Spartan que hemos visto a lo largo de la saga, siendo los héroes de la humanidad y su mejor arma ante las amenazas exteriores.

A %d blogueros les gusta esto: