3 agosto, 2021

Paralelismos del segundo brote de coronavirus en el mundo

Desde diciembre del año pasado se escuchaba apenas de la nueva enfermedad que se originó en Wuhan. Lentamente, el nuevo coronavirus se fue esparciendo por el mundo (muchos apuntan a la falta de advertencias que el gobierno chino promovió para mantener su imagen internacional) comenzando por Europa. Debido a su población (ya que un gran sector es de edad avanzada) los hospitales de muchos países se saturaron rápidamente durante abril.

Pronto los contagios comenzaron a descender y las medidas de distanciamiento social se relajaron en la mayoría de las naciones europeas. Todo esto coincidió con las vacaciones de verano, donde muchos residentes viajan entre los países de la Unión Europea. Debido a esto, a finales del verano se reportaba un nuevo aumento en los casos y hospitalizaciones por coronavirus en las grandes urbes europeas.

A este hecho se le puede sumar la falta de legitimidad que se le ha adjudicado a la Organización Mundial de la Salud, ya que al comienzo de la pandemia propusieron un encierro general para evitar la transmisión. Sin embargo, hace unas semanas emitieron un comunicado en el que desaconsejan esta medida. Debido al fuerte impacto económico que un encierro tiene, muchos países del mundo han optado por no ponerlo en marcha. Debido al constante aumento de contagios en Francia y Alemania, ambas naciones han puesto en marcha otro encierro. No obstante, este se diferencia con el primero ya que varios comercios podrán continuar operando, así como las escuelas con las clases presenciales.

A pesar de esto, en Alemania se calcula que las nuevas restricciones le costarán a la economía cerca de 19,000 millones de euros y un estimado de 600,000 empleos. Al igual, en Francia se propuso una “renovación económica” con el que se pretende una inyección de 100,000 millones de euros. Igualmente, en Alemania y el Reino Unido se reportan nuevos récords de fallecimientos diarios (151 y 492, respectivamente). En Portugal se pondrá en vigor pronto un confinamiento parcial y en Suiza se puso a disposición el ejército para brindar apoyo a los establecimientos hospitalarios. A pesar de que la segunda ola de coronavirus se está viviendo a nivel global, en Chile se reportó el número más bajo de casos desde finales de abril, con 846 en las últimas 24 horas.

A %d blogueros les gusta esto: