24 julio, 2021

Operación Sentinelle : La Estrategia Francesa contra el Terrorismo (Resubida)

Como potencia, Francia ha tenido que ser cauteloso en tiempos de guerra, incluso si no está directamente involucrado en el conflicto. El terrorismo y los conflictos bélicos con naciones de medio oriente son una de las principales amenazas internacionales hacia el país. Como resultado de su experiencia Francia ha desarrollado el Vigipirate, un sistema de clasificación de emergencia que se usa específicamente en casos de terrorismo y que, si se llega a sus niveles más altos, requiere el desplazamiento de miles de tropas de vigilancia en espacios públicos. A ésta estrategia de protección de las áreas comunes se le conoce como Opération Sentinelle (“Operación Centinela”).

Un Sistema de Colores

El Plan Vigipirate es un sistema nacional de alerta cuyo nombre corresponde a las siglas de Vigilance et Protection des Installations contre les Risques d’Attentats Terroristes à l’Explosif (“Vigilancia y Protección de Instalaciones contra el Riesgo de un Bombardeo Terrorista”). Fue creado en 1978 por el ex presidente francés  Valéry Giscard d’Estaing con la intención de modernizar al país y prepararlo para  defenderse en caso de ser afectado por los conflictos territoriales que estaban aconteciendo en el mundo. Desde entonces ha sido reformado varias veces, siendo la más sobresaliente el código de colores implementado en 1995. En ésta clasificación cada nivel de emergencia es representado por un tono distinto, los diferentes tonos determinan las acciones que el sistema de seguridad tomará y las libertades que le serán otorgadas a las fuerzas armadas.

Nivel de Alerta  Color  Significado  Medidas a Tomar
    0  BlancoSin riesgoNinguna –
      1  AmarilloPeligro LeveElevar el nivel de vigilancia
      2  NaranjaPosible AmenazaPrevención de un ataque terroristaInterrupción moderada de las actividades cotidianas
      3  RojoAltas Posibilidades de AmenazaMedidas de seguridad en espera de un ataque terrorista Protección de instituciones públicasDesplazamiento de oficiales en caso de que se necesite guiar una evacuación Se incrementa la interrupción de actividades cotidianas.
      4  EscarlataAmenaza DefinitivaSe esperan nuevos ataques terroristas de mayor potencia o con técnicas poco convencionalesSe prepara una estrategia de rescate y protección de los civilesSe aplica ley marcial y el ejército tiene permitido usar técnicas de respuesta que interrumpan las actividades cotidianas

Después del 2014 éste sistema se redujo a sólo 3 etapas:

 Vigilancia               Amenaza de Ataque        Emergencia de Ataque

(Equivale al nivel amarillo) (Equivale al Nivel Rojo) (Equivale al Nivel Escarlata)

El Plan Vigipirate se ha puesto en marcha durante conflictos delicados como la Guerra del Golfo Pérsico, la Guerra de Irak y los atentados del 11 de Septiembre. Sin embargo, el nivel de Emergencia de Ataque sólo ha sido alcanzado en el 2012 (durante los Tiroteos en Toulouse y Montauban) y en el 2015 tras los atentados de Enero (el Tiroteo en Charlie Hebdo) y Noviembre (que iniciaron con bombarderos suicidas en el Stade de France).

Un Escudo y Una Amenaza

Durante el nivel más alto del  Vigipirate se pone en marcha la Operación Sentinelle, durante la cual 10,000 soldados y 4,700 oficiales de policía son desplazados a vigilar instituciones importantes y espacios concurridos que han sido catalogados como “puntos sensibles” durante un ataque.  Durante ésta operación es común ver a cuerpos de las fuerzas armadas haciendo guardia en el metro, el aeropuerto, escuelas y museos. Éste desplazamiento tiene dos objetivos principales:

  1.  Vigilar y reportar cualquier actividad sospechosa
  2.  Disponer de refuerzos cercanos al punto de ataque (en caso de un atentado)

Sin embargo, su presencia causa un gran impacto en la sociedad y, especialmente, en los niños.

Estudios psicopedagógicos que se llevaron a cabo en Francia después de que la operación fuera implementada por primera vez en Enero del 2015 mostraron que convivir diariamente con las fuerzas armadas y su artillería pesada causaba una contrastante sensación de seguridad y amenaza tanto para los menores como para sus padres.

Pero las consecuencias de ésta operación no sólo se reflejan en la recepción de los ciudadanos, los mismos militares mostraron estar angustiados. Los soldados que conforman las tropas de éste plan de emergencia son hombres y mujeres de 20 o 21 años a los que se les da un entrenamiento especial anti-terrorista. No sólo se enfrentan a una amenaza completamente desconocida e impredecible, también necesitan innovar constantemente sus técnicas de respuesta. Con poca experiencia en cuanto a atentados dentro de su país, éstos jóvenes fueron entrenados de emergencia en el 2015 y no se sentían completamente seguros de saber responder. Algunos entrevistados dijeron que jamás habían considerado la idea de verdaderamente dispararle a alguien, pero ahora la amenaza de ser asesinados en cualquier momento invadía sus mentes.

Se cree que la mejor solución para Francia es preparar a un equipo de policía especial para responder a los atentados. Sin embargo, hasta que esto no suceda el ejército seguirá vigilando las calles cada vez que el país entre en estado de emergencia.

A %d blogueros les gusta esto: