17 junio, 2021

Océanos: de sumideros de carbono a factores de riesgo para el cambio climático

Los océanos son uno de nuestros mayores absorbentes de dióxido de carbono, siendo así uno de los factores que más ayuda a la regulación del cambio climático.

En la última década los seres humanos hemos alterado en gran manera las aguas modificando toscamente los ciclos de mitigación de la meteorología, haciendo que su función en muy poco tiempo en vez de seguir siendo de ayuda se convierta en otra preocupación de calentamiento.

Ante esta alarma la ONU propuso un nuevo proyecto, este consiste primordialmente en la investigación a profundidad  sobre el carbono en los océanos con el fin de entender su funcionamiento y actuar.

El estudio titulado Integrated Ocean Carbon Research explica que hay una urgencia por mitigar esta situación, pues los daños globales que se están sufriendo los océanos aceleran el avance del cambio climático de manera negativa.

Entre los informes se dio a conocer que desde la revolución industrial los mares de todo el mundo han sido los receptores principales del carbono humano, siendo así alteradores directos  del sistema tierra-atmósfera-océano.

La UNESCO contribuyó a este estudio y dicen que es urgente estudiar el ciclo de captación del CO2, entenderlo y establecer una hoja de ruta que guíe a las autoridades a formar de políticas de mitigación y adaptación al cambio climático durante la próxima década.

El reporte proporcionado por la ONU asegura: «El aumento casi exponencial de las emisiones antropogénicas totales de CO2 durante la era industrial implica que la absorción abiótica del océano ha aumentado casi exponencialmente, alcanzando 2,5 ± 0,6 Pg C año-1 para 2009-2018. Sin los sumideros oceánicos y terrestres, los niveles de CO2 atmosférico estarían cerca de 600 ppm […] muy por encima del nivel compatible con un objetivo de calentamiento climático de 2 ̊C.”

Esto quiere decir que en los últimos años hemos estado provocando lo que se conoce como acidificación del océano, causando fenómenos químicos en la naturalidad del agua, sino se actúa de manera instantánea, estos cambios afectarán al futuro del océano como aliado de absorber CO2.

A %d blogueros les gusta esto: