1 agosto, 2021

Nueva especie de alga: 3 sexos en un sólo ser

Las algas pueden ser la clave de cómo surgieron nuestras características humanas; incluidos los aparatos sexuales, elementales para la supervivencia de la especie.

Las algas son una especie que podríamos pensar muy distinta a nuestro organismo, pero la verdad es que éstas, hace cientos de años y gracias a una explosión, fueron el punto de partida a la evolución de las especies.

Un nuevo hallazgo, hecho por investigadores japoneses, logró rastrear la primera alga y primer ser con tres sexos, esto podría reescribir lo que sabemos de la reproducción y de cómo evolucionaron nuestros órganos.

Pleodorina starrii es el nombre de esta alga, su color es verde y posee tres tipos de sexo diferente: masculino, femenino y un tercero que los investigadores han llamado ‘bisexual‘. Los diversos análisis a los que fue sometida esta alga hayaron que tiene células reproductoras masculinas y femeninas a la vez, por lo que puede generar colonias de sexo femenino, masculino o bisexual.

El biólogo Hisayoshi Nozaki de la Universidad de Tokio, uno de los autores del estudio, afirma: “Parece muy poco común encontrar una especie con tres sexos, pero en la naturaleza es posible que no sea tan raro”.

Debido a que las algas son un grupo tan grande y diverso, sus formas de reproducción también son variadas; pero generalmente, lo hacen de forma asexual o sexual, dependiendo de la etapa del ciclo de vida en la que se encuentren. P. starrii es diferente, pues la forma bisexual de esta alga haploide tiene células reproductoras masculinas y femeninas. El equipo de científicos lo describe como un “nuevo sistema de apareamiento haploide”.

Las algas bisexuales poseen ambos tipos de células sexuales y pueden formar colonias masculinas o femeninas. Por lo tanto, pueden aparearse con un ‘macho’, una ‘hembra’ u otro bisexual. Este descubrimiento ha sido el resultado de 30 años de investigación, durante los cuales Nozaki y su equipo estuvieron recolectando muestras de algas del río Sagami, en las afueras de Tokio.

En su experimento, los científicos separaron las colonias de algas y se las indujo a reproducirse sexualmente, privandoles de nutrientes. Se descubrió que las algas bisexuales tenían un gen de ‘factor bisexual’; el cual estaba separado de los genes específicos masculinos y femeninos previamente descubiertos.

A %d blogueros les gusta esto: