30 julio, 2021

Netflix Enjuiciado por el Estreno de Cuties

El martes pasado (6 de Septiembre) el jurado de Tyler County le ha puesto una denuncia a la plataforma de entretenimiento Neflix por el reciente estreno de Cuties. Abiertamente reconocida como una de las mejores películas del año durante el festival de cine francés Sunbeam, ésta cinta ha levantado una gran polémica durante los últimos meses. El dilema se encuentra, principalmente, en que Netflix anunció su estreno con un poster inapropiado (en el que se mostraba a las protagonistas de 11 años haciendo sugestivas poses de baile y con trajes muy cortos) y una sinopsis que se alejaba de la trama. Con todos estos errores, la empresa mandó un tóxico mensaje en el que parecía incluso insinuar que sería contenido para pedófilos.

Los métodos promocionales de Netflix (que parecían estar interesados en armar un escándalo para conseguir más audiencia) resultan lamentables, pues al ver la película muchos espectadores se dieron cuenta de que en realidad en una producción fuerte que habla del impacto negativo que los estereotipos femeninos, apoyados por la sociedad y los medios de comunicación, tienen sobre las niñas. Afectando así su integridad durante un periodo de cambio en el que se desgastan intentando definirse a sí mismas.

En respuesta a ésta manipulación del material, el jurado de Tyler County en Texas, Estados Unidos, integrado por aproximadamente 21, 600 personas, han acusado a Netflix de promover material “lascivo” en el que se sexualiza a las menores de edad. La principal inconformidad que los jueces reclaman, además del material exhibido, es que la empresa estaba completamente consciente de lo que estaba haciendo. Encontrándose detrás de ésta iniciativa, líderes republicanos como el abogado Lucas Babin insisten en que la película entra perfectamente dentro de las descripciones que la ley norteamericana da para tipificar contenido como “Pornografía Infantil”.

Reed Hastings y Ted Sarandos, directores ejecutivo de Netflix, han defendido éste estreno diciendo que es un comentario social en contra de la sexualización de las menores, por lo que la acusación está fuera de lugar. Sin embargo, los defensores de la causa exigen que éstos directivos sean penalizados con cárcel (como dicta la ley en éstos casos). Hasta el momento no se ha decidido nada, pero la paranoia estadounidense sigue creciendo alrededor de teorías conspirativas como Q Anon, la supuesta iniciativa del presidente Trump para cazar pederastas.  

A %d blogueros les gusta esto: