1 agosto, 2021

Myanmar: Unidad Nacional crea milicia, manifestantes regresan a las calles

El 1 de febrero fue un parteaguas para la democracia en Myanmar, luego de que una junta militar realizara un golpe de Estado en contra de la líder de la nación y principal impulsora de un sistema democrático, Aung San Suu Kyi.

Tras el arresto de Suu Kyi, justificado por unas presuntas violaciones arancelarias, la junta militar se hizo con el poder de la nación.

Es prudente recordar que Myanmar se encontró bajo una dictadura militar durante gran parte del siglo XX hasta que en 2011 Suu Kyi impulsó una transición hacia un gobierno democrático.

Consecuentemente, tras el golpe de Estado la población comenzó a organizar manifestaciones diarias para exigir la liberación de Suu Kyi y la retirada de la junta militar del poder.

Las protestas fueron violentamente reprimidas por las fuerzas de policía y por los soldados, quienes hicieron uso de brutalidad extrema, gas lacrimógeno e incluso municiones letales para dispersar las marchas.

Organizaciones internacionales, tales como la ONU o Human Rights Watch, le pidieron a la junta militar que cesara la violencia en contra de la población civil sin mucho efecto.

Sin embargo, durante la última reunión de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) el general Min Aung Hlaing se comprometió a cesar la violencia, aunque el gobierno militar declaró después que “se priorizaría la paz y el orden por encima de todo”.

A mediados de abril, varios de los diputados derrocados formaron la creación de un gobierno paralelo, llamado Unidad Nacional. El día de hoy Unidad Nacional anunció la creación de una fuerza militar para hacer frente al Ejército birmano.

Asimismo, varias guerrillas birmanas se han mantenido en combates constantes con las fuerzas del Ejército, con actos tales como la guerrilla para la Independencia Kachin que derribó un helicóptero del Ejército el día de ayer.

Asimismo, se reportó este domingo a miles de manifestantes que regresaron a las calles a exigir la retirada de la junta militar. El Ejército volvió a hacer uso de la violencia para dispersar las protestas en las ciudades birmanas.

A %d blogueros les gusta esto: