14 abril, 2021

Mitos sobre la pobreza mexicana.

Al vivir en un país donde la pobreza, que debería de ser minoría, es la mayoría, siempre es importante cuestionarnos las actitudes que como sociedad formamos hacia ella. Está de más mencionar que las brechas de desigualdad social son aterradoras y crean estigma, mitos y prejuicios ante las poblaciones más desprotegidas, así que se buscará desmentir ciertos mitos formados hacia las personas con el estrato socioeconómico más alto del país.

Si perteneces al sector de población con un estrato socioeconómico medio o alto, es probable que hayas escuchado que las personas pobres se encuentran en esa situación por que no trabajan lo suficiente. Esta afirmación resulta ser mentira, ya que el 40% de las personas en situación de pobreza tienen más de dos ocupaciones. Sin embargo, lo que imposibilita que prosperen, es que sus trabajos no les dejan un ingreso del que puedan prescindir: el acarreo de recursos indispensables para la comunidad en la que viven, el cuidado del hogar, entre otros. Estas actividades les quitan tiempo que podrían estar utilizando en actividades remuneradas, pero es importante notar que, por falta de privilegios, como una lavadora, agua potable o electricidad, se ven obligadxs a realizar estas tareas para subsistir. Por otro lado, los sueldos a los que se enfrentan son muy bajos. La mitad de lxs trabajadroxs de México ganan menos de 5000 pesos al mes, lo cual no alcanza ni para comprar la canasta básica de alimentos. Si no tienen el dinero suficiente para comer, ¿Cómo van a ahorrar para salir de la pobreza?

Seguro has leído más de un caso de una persona que experimentó la movilidad social; es decir, que pudo salir de la pobreza por su talento o “mérito”. La realidad es que estos casos, además de ser una minoría, son, también, golpes de mucha suerte. Alrededor del 74% de las personas que nacen en familias o situaciones de estrato socioeconómico bajo, no saldrán de el en toda su vida. Abundando más en esto, es aún más difícil llegar a la clase alta viniendo de la pobreza, por lo que solo el 2.1% de estas personas lograrán llegar al grupo de mayor acceso.

Las situaciones expuestas no pasan por “su falta de interés” o por que “no le echaron ganas”; estas, u otras frases que se le parezcan, vienen de un mito meritocrático, si no, más bien se trata de la desigualdad de las oportunidades que se nos presentan dependiendo de nuestro nivel de privilegio.

El lugar en el que naces, la calidad de alimentación y el acceso a la educación, entre muchos otros, son factores claves que determinarán el estrato socioeconómico de una persona. La facilidad del acceso a los mismos también tiene un gran impacto. Alrededor de 1.4 millones de niñxs invierten más de 3 horas para llegar a sus planteles de estudio, por lo que solo cursan hasta el nivel primario de educación. 3 de cada 10 alumnxs abandonan sus estudios por falta de dinero y/o ingresos. Solo el 17%de lxs mexicanxs logran recibir educación superior.

Todo esto sin mencionar que hay ciertos factores que no se pueden cambiar, como lo es el sexo y color de piel, que serán factores que dictarán si una persona puede sobrellevar la pobreza en la que nació.

Concluimos, que las personas pobres, no son pobres por que quieren, más bien se ven envueltxs en un sistema de desigualdad social, política y económica que lxs impide avanzar. Recuerda, cuando vayas a hacer un juicio hacia las personas de bajos recursos, que tus privilegios son enormes en comparación a los de ellxs. Cuando se trata de sobrevivir, no hay espacio para lujos.

A %d blogueros les gusta esto: