3 agosto, 2021

Mission Hope capta nuevas auroras brillantes en Marte

Los Emiratos Árabes Unidos dirigieron una investigación recientemente a nuestro vecino planeta rojo. Por medio de su proyecto en modo sonda, llamado Hope, estos científicos lograron descubrir varias estructuras brillantes de auroras discretas. Al parecer, las composiciones de estas auroras eran de oxígeno atómico, pero se lograban percibir únicamente en el cielo nocturno extraterrestre.

Hasta ahora, se tiene conocimiento de que en Martes sólo existen tres tipos de auroras: protónicas, difusas y discretas. Además, no existía ningún aparato científico que pudiera observarlas a simple vista; pero, gracias a recientes investigaciones, eso cambió.

Los científicos únicamente podían capturar a detalle el resplandor de las auroras de protones cuando se encontraban en puntos específicos o demostraban patrones ya estudiados. El espectrómetro utravioleta EMU, uno de los tres instrumentos científicos a bordo de la sonda Hope, ocupó un papel vital en este hallazgo; pues logró capturar tres imágenes, en alta definición, de las auroras discretas. Estas capturas tenían detrás factores como una fuerte emisión de oxígeno atómico a una longitud de onda de 103,4 nanómetros del planeta rojo.

Justin Deighan, científico planetario del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado, comentó, alegremente, lo siguiente: “[Estas auroras] no son fáciles de captar, y por eso verlas básicamente de inmediato con [el] EMM fue algo emocionante e inesperado.»

A diferencia de las otras auroras, ésta no se limita a periodos de intensa actividad solar; sino que ocurre solo en ciertas áreas del lado nocturno de Marte. Simplemente aparecen.

Los destellos de luz, que se destacan contra el disco del lado nocturno oscuro, son auroras discretas altamente estructuradas; las cuales se localizan donde las partículas energéticas estimulan la atmósfera, tras ser canalizadas por una red irregular de campos magnéticos de la corteza. Estos campos se originan en los minerales de la superficie.

El hallazgo fue algo casual por parte de los Emiratos, pues la sonda no tenía el propósito de estudiar, con más propiedad, la atmósfera de Marte. Este descubrimiento fortuito puede ayudar a comprender mejor la ciencia atmosférica y el magnetismo de Marte; sustentando la idea de que, en el caso de Marte, pueden no ser necesarias las tormentas solares para que se produzcan auroras.

A %d blogueros les gusta esto: