6 mayo, 2021

México: El caso Cienfuegos

México: El caso Cienfuegos


El actual presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuenta con una historia bastante particular alrededor del cargo. Comenzando por el hecho que se postuló tres veces consecutivas desde 2006, alegando ser el “ganador legítimo” ese año y en 2012.

López Obrador consiguió la victoria en 2018, y prometió “eliminar la corrupción”, apodando a su mandato “La Cuarta Transformación” (4T) por los cambios tan radicales que proponía.

Sin embargo, la 4T no trajo los cambios que el presidente tanto alegaba y denunciaba en sexenios anteriores. 

Un claro ejemplo de esto es la militarización de la nación a pesar de que durante sus campañas declaró sus intenciones de regresar a los efectivos a los cuarteles, sin embargo, cuando asumió la presidencia instauró la Guardia Nacional (cuerpo de seguridad que presuntamente iba a tener un mando civil).

Asimismo, durante los dos años que ha ocupado el cargo, los militares han recibido muchas más responsabilidades como la construcción y administración del nuevo aeropuerto de Santa Lucía, la construcción de algunos tramos del Tren Maya, distribución de medicamentos, supervisión de las aduanas marinas (que previamente estaban a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte).

«El Ejército es una institución muy empoderada políticamente. Desde la declaratoria de la guerra contra el narcotráfico hace 14 años, por el presidente Felipe Calderón, las Fuerzas Armadas han sido usadas como el activo principal en la estrategia gubernamental de seguridad pública por sucesivas administraciones”, declaró al respecto el analista Raúl Benítez Manaut.

Recientemente, ha destacado el caso Cienfuegos, en el que se encuentra involucrado el homónimo General Salvador Cienfuegos, ministro de la Secretaría de  Defensa (SEDENA) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Cienfuegos fue detenido el 15 de octubre de 2020 en el aeropuerto de Los Ángeles por agentes de la DEA y fue acusado con cargos de narcotráfico y lavado de dinero. La Corte de los Estados Unidos rechazó otorgarle libertad bajo fianza antes de que se celebrara un juicio.

Tras la detención, AMLO rápidamente deslindó a la SEDENA de cualquier responsabilidad al declarar que «aún en el caso de que resultara responsable, no es lo mismo la conducta del general Cienfuegos que una institución como la SEDENA».

Igualmente, el presidente mexicano expresó su descontento con las autoridades estadounidenses por llevar a cabo operaciones “sin el conocimiento y colaboración” del gobierno.

A pesar de que solo cuenta con tres cargos de narcotráfico y uno de lavado de dinero, Cienfuegos ha sido señalado por ayudar a los cárteles utilizando efectivos del Ejército Nacional, así como por su posible participación en la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en 2014.

Asimismo, se difundió en medios nacionales e internacionales que Cienfuegos era llamado “El Padrino” por los miembros de los cárteles mexicanos, dato que se obtuvo cuando autoridades estadounidenses interceptaron sus llamadas telefónicas. 

Tras un mes de negociaciones, el 17 de noviembre de 2020 el gobierno de Estados Unidos decidió retirar los cargos contra Cienfuegos con la condición de que fuera juzgado en México.

Desde su llegada un día después de que se retiraran los cargos, Cienfuegos ha gozado el privilegio de “ser un hombre libre” (adjetivo otorgado por el canciller Marcelo Ebrard).

El 14 de enero la Fiscalía de México (FGR) anunció que se abstendrán de procesar al exministro, argumentando que “el general Salvador Cienfuegos Zepeda nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas».

La Fiscalía declaró también que se tomó esta decisión ya que no se encontró “prueba alguna de que Cienfuegos favoreciera a una organización delictiva”.

Consecuentemente, AMLO acusó este viernes a la agencia antidrogas estadounidense de “fabricar delitos” contra el General Cienfuegos. Igualmente declaró que “respalda y avala” la decisión tomada por la Fiscalía, misma que un día después publicó el expediente del caso recopilado por la DEA.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos rechazó la acusación hecha por el presidente y lamentó la publicación de los documentos confidenciales del caso. También advirtió que «la medida viola el Tratado de Asistencia Legal Recíproca entre México y Estados Unidos, y pone en cuestión si Estados Unidos puede continuar compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales de México».

A %d blogueros les gusta esto: