11 abril, 2021

Más de 11 Semanas de Protesta en Israel por mal Manejo de la Pandemia (Resubida)

Las protestas en Israel llevan más de dos meses y el Primer Ministro Benjamin Netanyahu está dispuesto a no abandonar su cargo. Es más, incluso le ha jurado a su nación mantenerse en el poder sin importar los movimientos en su contra. Las protestas contra Netanyahu no son nada nuevo, ya desde el año pasado los jóvenes del país empezaban a protestar contra las reformas de ultraderecha que estaba adaptando el mandatario. Sin embargo, tras el mal manejo de la pandemia del Covid-19, más sectores de la sociedad (especialmente los dueños y trabajadores de restaurantes) se han unido al movimiento.

Un Segundo Confinamiento para Israel

Identificado por vestir de negro y cargar banderas de Israel y carteles con la frase “Ha sido suficiente” en hebreo, los israelíes llevan más de 11 semanas de protesta en Jerusalén (que ha sido reconocida por el gobierno y por el presidente de los Estados Unidos Donald Trump como la nueva capital del país). Algunos han viajado durante horas desde Tel-Aviv para participar en las demostraciones. Aunado a los reclamos que ya se le tenían a Netanyahu por no dirigir al país de manera democrática, ahora se exige que el primer ministro sea retirado de su cargo por el mal manejo de la pandemia del Covid-19.

Durante el verano, cuando Israel y otros países de oriente por fin estaban recuperándose de la emergencia sanitaria, la desesperación de Netanyahu por reactivar su economía lo llevó a abrir los negocios de manera precipitada y a permitir grandes reuniones de personas (invitando a la gente a que no se preocupara más por las medidas de higiene). Esto llevó al país a un rebrote a inicios de Septiembre. Con 5,500 nuevos casos registrados en sólo 24 horas Israel ha decidido volver a cuarentena durante las siguientes tres semanas.

La población de Israel está inconforme por las malas estrategias de Netanyahu en cuanto al manejo de la pandemia, pues aunque se permita la venta de comida para llevar y el regreso a las oficinas con un número limitado de trabajadores, un segundo confinamiento impactará fuertemente la economía de estos sectores que apenas estaban recuperándose. Además, la gente considera que el primer ministro sólo ha usado el tema de la pandemia para ganar influencia política sin realmente interesarse por el bienestar de su población. Al catalogar a Netanyahu de ineficiente e interesado los israelíes exigen su renuncia.

Al contrario de las protestas contra las extremas políticas de derecha de Netanyahu en años anteriores, el apoyo de los trabajadores del sector restaurantero y de los adultos que han quedado desempleados le ha dado fuerza a los reclamos. Pero no sólo los israelíes liberales se han mostrado en contra del primer ministro, también sus más recientes aliados, los jaredíes (judíos seguidores de la rama ultraortodoxa), están inconformes porque éste segundo confinamiento, tomando medias de prevención mucho más severas, restringirá la celebración de tres de las fechas más importantes en la tradición religiosa: el Año Nuevo Judío (del 18 al 20 de Septiembre), el Yom Kippur (27 & 28 de Septiembre), y el Sucot ( el 2 al 9 de Octubre).

Netanyahu Acusado de Fraude

Tras la estrategia nacionalista de Netanyahu en la que, como líder defensor de la nación, le jura lealtad a Israel y dice que no permitirá ser retirado del poder por las amenazas de los protestantes (a los que acusa de anarquistas e izquierdistas), a la población sólo les queda una jugada eficiente: exigir la sustitución del primer ministro por haber sido acusado de fraude.

Como sospechoso de fraude, abuso de confianza y corrupción los protestantes exigen que Netanyahu pague todos sus fallos con cárcel

Una investigación liderada por la policía de Israel dio a conocer en el 2017 que, tras revisar documentos de la corte, el primer ministro Benjamin Netanyahu fue encontrado como sospechosos de fraude, abuso de confianza y corrupción. El siguiente año (2018) la policía israelí recomendó que se le llevara a juicio, pues tenía la información suficiente y, en el 2019, se dio a conocer que los crímenes de Netanyahu giraban alrededor de los medios de comunicación. Bibi no sólo les había ofrecido dinero a algunos canales de noticias para que hablaran a su favor, incluso había cerrado tratos para cancelar a los rivales de las empresas que lo estaban apoyando. Además, había aceptado botellas de vino y otros regalos por parte de burócratas internacionales a cambio de favores políticos.

Dado su pasado como héroe de guerra y sus 70 años de edad, se estima que Netanyahu no recibirá cadena perpetua. La penalización correspondiente al crimen de fraude son 10 años de prisión y para los delitos de abuso de confianza y corrupción es 3 años de prisión respectivamente, por lo que se espera que la condena de Bibi (en caso de ser detenido) sólo alcance los 16 años.

A %d blogueros les gusta esto: