20 abril, 2021

Los Uigur Resisten Desde la Cocina.

Los Uigur, que alguna vez salieron de su natal China buscando mejores oportunidades educativas, ahora escapan ante la amenaza que el Partico Comunista representa para su cultura. Como la principal minoría islámica en la República Popular, el gobierno ha empezado a retenerlos contra su voluntad en enormes campos de concentración disfrazados como “Centros de Reeducación”, donde se les obliga a abandonar sus costumbres, únicamente hablar chino, y seguir al pie de la letra los ideales del comunismo. Desde niños hasta uigures con nacionalidad china viviendo en el extranjero son arrestados y llevados a estas cárceles, dejando Xinjang, su región originaria, cada vez más vacía.

          Sin embargo, estas estrategias no son suficientes para erradicar la cultura uigur, ya que migrantes chinos en todo el mundo han empezado a formar alianzas para reclamar el regreso de sus familiares desaparecidos y crear consciencia. Ante la situación de su pueblo, uno de los principales actos de resistencia Uigur ha sido la preparación de su comida.

          Específicamente en Estados Unidos, los restaurantes de comida Uigur son atendidos y dirigidos por migrantes que cocinan con las recetas de sus antepasados. Uno de los ejemplos más destacables es el Dolan’s Uyghur Cuisine, que ha ganado mucha fama en Los Ángeles, California. El propietario del establecimiento, Burga Arkin (a quien tenemos de portada) ha decidido cambiar los uniformes de sus meseros por camisetas negras con la frase “Google Uyghur” al frente y el hashtag #closethecamps (“cierren los ampos”) en la espalda. Burga dice que éste acto hace que sus comensales sientan curiosidad por la cultura y, al preguntar por el motivo de las camisetas, el personal se sienta con ellos a conversar sobre la situación. En ocasione el mismo Arkin se ha sentado con ellos a relatar su propia experiencia.

          Como muchos otros uigures, Arkin emigró a Estados Unidos en el 2015 para estudiar la maestría. La última vez que regresó a Urumqui (capital de Xinjang, China) a ver a su familia en el 2017, fue detenido por el Partico Comunista. El dueño del restaurante relata que los oficiales le sacaron sangre, grabaron su voz, le tomaron fotografías y lo interrogaron sobre su estancia en Estados Unidos. Su padre, algunos de sus amigos y demás familiares lejanos fueron recluidos en un “Centro de Reeducación.” Su familia fue advertida de que, en el momento en el que Arkin volviera a tocar suelo chino, sería arrestado.

A %d blogueros les gusta esto: