17 junio, 2021

Los pulmones, nuestros órganos más independientes después de la pandemia

La revista Nature en uno de sus más recientes artículos dio a conocer lo que sucede con algunos órganos de hombres y mujeres que murieron a causa de COVID-19.

Por medio de hospitales de todo el mundo y centros de investigación médica lograron detectar que tras morir por el virus los pulmones en particular empiezan a mostrar una serie de cambios moleculares y genómicos.

De manera impresionante detectaron los esfuerzos vanos de este órgano por regenerarse ante las pérdidas que estaba teniendo mientras transcurría su lapso con el COVID.

Para quienes padecen de este el principal factor de riesgo es la baja que se comienza a presentar en la respiración así que este hecho era una respuesta ante la insuficiencia respiratoria.

El coautor del estudio Aviv Regev, explicó por medio de la revista: “Se siente realmente la tragedia de la enfermedad cuando se ve ese resultado. El pulmón intenta todo lo que tiene a su alcance, y sigue sin poder arreglarse. Este ha sido un estudio muy emotivo. Estamos agradecidos a los pacientes y a las familias que aceptaron donar tejido para la investigación de la COVID-19 con el fin de ayudar a avanzar en la comprensión de esta devastadora enfermedad.”

En la escala del estudio utilizaron 23 muestras de tejido de donante de autopsia de COVID-19 de pulmón, 16 de riñón, 16 de hígado y 19 de corazón, estos datos explican el impacto de la infección grave por SARS-CoV-2.

Al final de todas las autopsias crearon un “atlas celular” en donde encuentran los fallos específicos que el COVID presenta haciendo que cada órgano deje de funcionar provocando su muerte.

Uno de los hallazgos que encontraron en los pulmones es que el virus mata a las células AT1 que son las que permiten respirar, pero que en desesperación por sobrevivir las AT2 intentan convertirse en AT1 mediante el proceso de transdiferenciación.

A %d blogueros les gusta esto: