9 mayo, 2021

Los datos que debes saber sobre la lluvia de estrellas Oriónidas

Esta semana tendrá lugar el pico máximo de actividad de la lluvia de estrellas Oriónidas. Y esto es todo lo que debes conocer de ellas.

Entre este miércoles 21 y jueves 22 de octubre se alcanzará el máximo de actividad de la lluvia de estrellas “Oriónidas”, esta es la segunda lluvia de meteoros del mes, ya que, las Dracónidas suelen alcanzar su punto máximo entre el 7 y 8 de octubre.

Esta lluvia de estrellas es producto de la estela del cometa Halley. Este cometa se tarda alrededor de unos 76 años en dar solamente una vuelta completa alrededor del Sol. Es uno de los mejor conocidos y más brillantes cometas de «periodo corto» de la nube de Oort. La última vez que el cometa pasó por la Tierra fue en 1986, y este era casi tan brillante como Polaris, que es también conocida como la Estrella del Norte. Es el único cometa de período corto que un ser humano puede contar, si tiene suerte, con que podrá ver en su vida.

Pero ¿Por qué se llaman así?

A las Oriónidas se les llama así porque llevan el nombre de la constelación de Orión, todo esto es porque los meteoros parecen emerger desde la misma área del cielo donde se encuentra esta constelación.

Las lluvias de meteoros se producen cuando el polvo o partículas de asteroides o cometas entran en la atmósfera de la Tierra a velocidades muy altas. Al hacerlo, el rozamiento del aire sobre estas hace que se sobrecalienten y se desintegren. Eso es lo que nosotros conocemos y además vemos como estrella fugaz. Cuando tenemos una lluvia de estrellas parece que todas las estrellas fugaces proceden de una misma zona del cielo, creando un espectáculo fascinante.

Para que las podamos observar lo mejor posible es encontrando un lugar con poca contaminación lumínica, con cielo despejado y sin luna llena, ya que, estos tres factores dificultan la observación de cualquier lluvia de estrellas. Pero, en el caso de las Oriónidas normalmente se pueden ver entre 15 y 70 meteoros por hora, aunque esto también depende del año. Suelen viajar a unos 66 kilómetros por segundo y el mejor momento para poder verlas será después de medianoche cuando la luna, acercándose a fase de cuarto creciente, se oculte.

A %d blogueros les gusta esto: