30 julio, 2021

La Segunda intifada

-PARTE 2-

Un Gobierno Controlado por el Terrorismo

(2001 – 2005)

Tras el Linchamiento de Ramala la relación entre Palestina e Israel no parecía poder volver a sus antiguos términos de paz. Además, el fin del mandato de Bill Clinton (en Estados Unidos) y la elección de Ariel Sharon como Primer Ministro de Israel aumentaron la inconformidad por parte de los Palestinos. Quienes encontraron en el terrorismo una nueva manera de vulnerar al sistema de seguridad enemigo. Éstos hechos desataron una ola de violencia impresionante que sólo 5 años de lucha podrían calmar.

Una Nueva Amenaza

En el 2001 las cosas empezaron a ponerse aún más complicadas entre ambas naciones, pues Palestina había cambiado su estrategia de ataque de civiles lanzando piedras y cocteles molotov a bombardeos suicidas meticulosamente planeados por poderosas organizaciones terroristas. La ciudad de Tel-Aviv recibió el primero de Junio de aquel año con el estallido de una bomba en el centro nocturno Delfinario. El resultado de éste ataque fue de 21 víctimas, de las cuales la mayoría eran jóvenes.

El 17 de Junio un nuevo atentado sorprendió a una pizzería en la ciudad de Jerusalén. Ésta vez la cifra fue de 15 víctimas. Israel se encontró frente a un nuevo peligro, individuos dispuestos a entregar su vida en “venganza” haciendo estallar establecimientos y que, además, confesaban sus crímenes y el motivo teopolítico detrás en videos caseros, grabados horas antes del atentado pero publicados después de éste.

Conforme las cifras de muertos iban en aumento el gobierno de Israel decidió implementar un agresivo plan de respuesta con el objetivo de suprimir los ataques a toda costa. Por el contrario, los palestinos estaban cada vez más enfurecidos con los programas de seguridad de Israel y los funerales de las nuevas víctimas rápidamente se volvían enardecidas protestas.

Analizando las nuevas estrategias de ataque de los grupos terroristas, Israel decidió alejar el conflicto de la población y volverlo meramente una lucha política. Es por esto que en Agosto del 2001 se lideró una misión secreta para asesinar al líder del Frente para la Liberación Palestina (FLP) Abu Ali Mustafa. En venganza los grupos terroristas asesinaron al nuevo Ministro de Turismo Israelí a finales de aquel año.

Marzo del 2002 fue considerado el mes más sangriento del conflicto, pues ocurrieron 4 bombardeos suicidas con el objetivo de interrumpir la celebración judía del Purim. En general se registraron 220 muertes, alcanzando el puesto del año más violento del conflicto. A partir de estos eventos, que Israel ha nombrado “Mazo Negro”, Ariel Sharon implementó un nuevo sistema de respuesta ante el terrorismo: construir un muro enorme en la frontera entre Israel y Cisjordania. A ésta estrategia se le dio el nombre de Operación Escudo Defensivo y fue ampliamente rechazada por la ONU, pues la protección de asentamientos judíos en Palestina traspasaba los límites del territorio, haciendo que el muro partiera comunidades por la mitad, separando a miles de familias. Sin embargo, con la construcción del muro se registró un descenso en los índices de violencia del 50% al 70% hasta el final del conflicto en el 2005.

El Terrorismo Cae en Crisis

A inicios del 2003 se descubrió que el líder palestino Yasser Arafat había hecho transferencias de hasta 20 mil dólares a las familias de los bombarderos suicidas fallecidos en reconocimiento a su apoyo. No aceptando ésta alianza directa con los grupos terroristas Estados Unidos presionó a Arafat a abandonar su cargo, dejando al actual líder, Mahmud Abás, en su lugar. Éste cambio ideológico en la administración palestina fue el primer paso para alcanzar el fin del conflicto.

En Agosto de aquel mismo año el ejército israelí encontró 90 túneles subterráneos en la franja de Gaza, usados por los terroristas para introducir refuerzos y armamento desde Egipto. Viendo esto como una amenaza para su gente, Israel mandó hacer estallar éstos túneles (causando la destrucción de las ciudades que se encontraban en la franja) y forzó a los judíos que allí habitaban a regresar al territorio nacional.

El asesinato del líder del grupo terrorista HAMAS en Marzo del 2004, como parte de una misión secreta israelí, y la muerte Arafat en el hospital tras una hemorragia cerebral marcarían el fin del conflicto. Especialmente porque, al perder a su líderes, las organizaciones terroristas se desestabilizaron. Al siguiente año, en Enero del 2005, Mahmu Abas informó públicamente que estaba dispuesto a firmar la paz con Israel y para Febrero ambas naciones acuordaron una tregua.

Aunque inestables, los grupos terroristas se negaron a aceptar éste trato y aumentaron las teorías conspiratorias sobre la misteriosa muerte de Arafat. Sin embargo, con la política expansionista del actual Primer Ministro Israelí Benjamin Netanyahu el riesgo de que estalle una tercera intifada es cada día más alto.

A %d blogueros les gusta esto: