1 agosto, 2021

La Segunda Intifada

Parte 1-

El Inicio de los Enfrentamientos

 (1993 – 2000)

Después de que los Tratados de Oslo fueron firmados en 1993, Cisjordania se dividió en tres tipos de secciones: A (controladas por Palestina), B (con un gobierno palestino pero vigiladas por la armada israelí) y C (controladas completamente por Israel). Se suponía que ésta distribución del terreno llevara a ambos estados a convivir de manera pacífica. Sin embargo, el líder la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Yasser Arafat acusó a Israel de haber mentido en cuanto al cumplimiento de lo establecido e inició una serie de provocaciones entre la población árabe y los grupos radicales.

Arafat Contraataca

Comparándose con el profeta Mahoma, Yasser Arafat anunció (al regresar a su país tras la firma de los Tratados de Oslo) que, al igual que aquel líder religioso, estaba planeando una emboscada contra los judíos para regresarle al estado árabe su tierra. Su primer movimiento fue rechazar la entrada de judíos a sitios sagrados dentro de Cisjordania y rechazar la propuesta de Israel para tener control sobre el Este de la ciudad de Jerusalén. Las incitaciones a un nuevo conflicto provocadas por el discurso de Arafat llevaron a Al-Fatah (principal rama militar palestina) a aliarse con los grupos terroristas HAMAS y la Yihad Islámica.

Sin embargo, el conflicto no sólo estaba gestándose en Palestina. El entonces Primer Ministro israelí Yihak Rabin fue asesinado el 4 de Noviembre de 1995 en Tel Aviv por un hombre de la derecha radical judía que reclamaba la obstrucción a la expansión del país provocada por la firma de los Tratados de Oslo. 

Ante ésta nueva enemistad el expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton (durante su último año de mandato) organizó la Cumbre de Camp David en el 2000. Una reunión en la que el ex Primer Ministro israelí Ehud Barack y Arafat dialogarían de nuevo sobre sus territorios. El resultado de ésta cumbre fue muy ambiguo y no se llegó a ningún acuerdo favorable. Lo único que faltaba para que la tensión entre ambos estados estallara era la visita del  Minsitro del Exterior israelí Ariel Sahron al sitio arqueológico más importante para la religión judía: el Monte del Templo de Salomón.

La Intifada de Al-Aqsa

Como Ministro del Exterior Ariel Sharon tenía planeada una visita en Septiembre del 2000 al Monte del Templo, lugar en el que se construyeron y fueron derrumbados los dos Templos de Salomón (máxima expresión religiosa del judaísmo). Hoy éste monte es ocupado por la Mezquita de Al-Aqsa, representando así un sitio de suma importancia para ambas religiones. Como el Monte del Templo (también conocido como la “Explanada de las Mezquitas”) se encuentra en Jerusalén, que entonces era territorio Palestino, las decisiones arqueológicas en cuanto al sitio estaban en manos de los árabes. Meses antes de la visita de Sharon dieron inicio una serie de excavaciones por parte de la administración palestina que planeaban construir una mezquita subterránea. La participación de

arqueólogos israelíes fue absolutamente negada. Al revisar los vertederos a los que se habían transportado los escombros extraídos del monte, los arqueólogos israelíes encontraron piezas y vestigios históricos de lo que algún día habían sido el primer y segundo Templo de Salomón. Esto creó aún más enojo entre ambas tradiciones.

El 28 de Septiembre del año 2000 Ariel Sharon visitó el Monte del Templo sin ninguna dificultad, dando un discurso de paz y solidaridad y reclamando que, así como cualquier árabe podía moverse libremente entre regiones, cualquier judío merecía el mismo derecho. Horas después de que se retirara de la zona las protestas comenzaron. Durante aquel día y a la mañana siguiente grupos de jóvenes palestinos empezaron a lanzar rocas a los judíos que se encontraban rezando en el Muro de los Lamentos (la única pared que aún se conserva del Templo de Salomón). Después de usar gas pimienta y balas de goma para calmar el alboroto los militares israelíes se vieron obligados a asustar a los palestinos con munición de salva, matando a 7 personas. Éste disturbio le dio inicio al segundo gran movimiento de rebeldía en Palestina. El cual quedaría marcado, por su primera protesta y la orientación política que más tarde tomaría, como la “Intifada de Al-Aqsa” o la “Guerra de Arafat”.


Una de las imágenes más representativas de la Segunda Intifada es la de Muhammad al-Durrah. Un niño palestino de 12 años que fue captado en cámara por un canal de noticias francés cuando se escondía del fuego cruzado junto a su padre. Después de un ataque por parte del ejército israelí el menor falleció

Al igual que Muhammad al-Durrah, 50 palestinos fallecieron y 800 personas (de ambos bandos) resultaron heridas durante la primera semana de conflicto. La mayoría de las víctimas fueron civiles. Sin embargo, las protestas árabes se volvieron más fuertes cuando, aún estado en lados opuestos del territorio, Cisjordania y la franja de Gaza coordinaron sus esfuerzos. Los palestinos respondían a los soldados lanzando cocteles molotov, granadas de mano, y cercando su terreno con neumáticos encendidos. Sin embargo, una nueva tragedia que haría enfurecer aún más a los judíos estaba por llegar. El 12 de Octubre del mismo año dos soldados israelíes, Vadim Norzich y Yosef Avrahami, fueron detenidos infiltrándose en la ciudad de Ramala y llevados a la comisaría tras sospechas (injustificadas) de haber asesinado a un menor de 17 años. Tras el funeral del adolescente los palestinos se reunieron afuera de las ventanas de la estación de policía para exigir que se les entregaran a los soldados. Los dos jóvenes murieron a golpes en manos de civiles, quienes aventaron sus cadáveres por la ventana para ser desmembrados entre el tumulto.


La imagen de un joven levantando sus manos ensangrentadas en señal de victoria después de haber asesinado a los soldados israelíes es una de las tomas que más han marcado éste evento, conocido como el Linchamiento de Ramala.
A %d blogueros les gusta esto: