25 junio, 2021

La Primera Intifada (1987 – 1991)

06/10/20

También conocida como “La Revuelta de las Piedras” la Primera Intifada Palestina fue un movimiento político y social en contra de la ocupación israelí en los territorios de Gaza y Cisjordania. Iniciando como una protesta pacífica, la intifada (“agitación” en árabe) evolucionó hasta convertirse en un nuevo tipo de enfrentamiento que cambiaría el estilo de combate en el Medio Oriente y volteó la perspectiva que se tenía del conflicto entre Palestina e Israel.

Causas del Conflicto.

Con el fin de la Guerra de los Seis Días (1967) Israel se apoderó de los territorios de Gaza (al Este) y Cisjordania (también llamado el “Banco Oeste”), únicas dos regiones que le pertenecían al Estado de Palestina. Después de que la ONU interviniera, no reconociendo el poder de Israel sobre éstos terrenos, el estado judío decidió absorberlos lentamente a través de la creación de comunidades en Cisjordania. Reclamando territorios de suma importancia para su cultura como Belén y Jerusalén, que se encuentran en las regiones de Judea y Samaria (hoy Cisjordania), Israel motivó a su población a asentarse con el apoyo del gobierno, impulsando la educación y las oportunidades laborales.

Por el contrario, Palestina era manejado por la Organización de la Liberación Palestina (OLP), una coalición política que promovía el terrorismo. Ésta amenaza hizo que Israel implementara políticas de seguridad y revisión más estrictas para sus vecinos. Reclamando la invasión de Israel en sus territorios y cansados de la disparidad económica entre ambas razas el nacionalismo árabe empezó a crecer en universidades y mezquitas. A diferencia del nacionalismo visto durante el control del Imperio Otomano ésta ideología se enfocaba en la religión islámica en vez de en la búsqueda de una administración secular. El radicalismo que surgió de la inconformidad colectiva vio nacer a nuevos grupos terroristas como HAMAS (“Movimiento de Resistencia Islámico”).

Dejándose llevar por el odio, un palestino asesinó a un hombre israelí el 6 de Diciembre de 1987, durante el vigésimo aniversario de la conquista de Cisjordania. En respuesta, el 8 de Diciembre cuatro palestinos fallecieron a la entrada de Gaza en un accidente de tráfico provocado por un israelí (que se dice era familiar de la primera víctima). Alrededor de 10 mil palestinos atendieron al funeral el día siguiente, iniciando una serie de protestas pacíficas en busca del reconocimiento oficial de su estado. Rápidamente éstas protestas se volvieron violentas y tanto civiles israelíes como soldados fueron atacados con piedras y bombas molotov. Éste evento da inicio a la Primera Intifada.

Las Intenciones se Desvían

Las demostraciones públicas continuaron durante la semana, alcanzando una cifra de un millón y medio de participantes. Los protestantes tomaron las calles de Gaza, Belén y Jerusalén. A partir de entonces, con la OLP desprevenida, el movimiento fue coordinado por el Mando Nacional Unificado de Levantamiento (MNU). Un grupo independiente de activistas que hacía públicas la hora, el lugar y la fecha de las protestas, invitando a toda la población a participar.

Además de las protestas Israel quedó afectado de manera económica por los 60 mil trabajadores palestinos que se mostraron en huelga, deteniendo los sectores inmobiliario y agrícola. De igual manera los dueños de grandes empresas dejaron de pagarle impuestos a Israel y el turismo disminuyó al 50%.

El ejército israelí (uno de los mejores del mundo) no supo responder a los disturbios, pues la falta de fuerzas militares por parte de su rival lo arrastraba a pelear contra civiles armados únicamente con piedras. Ésta desigualdad de condiciones le dio la vuelta a Israel frente al resto del mundo, pues pasó de ser víctima de la Liga de Países Árabes a opresor de Palestina.


Muchos niños y adolescentes participaron enardecidamente en las protestas, volviéndose el orgullo de sus familias. En respuesta, Israel amenazó a los padres a que no siguieran apoyando la causa o serían deportados. Como resultado, alrededor de 30 palestinos fueron mandados a Jordania de manera ilegal

Yitzhak Rabin, Ministro de Defensa israelí de aquel entonces, pidió que las fuerzas armadas reprimieran las manifestaciones a toda costa, por lo que los soldados respondieron rociando gas lacrimógeno y disparando municiones de goma. Aunque, en los peores casos, recurrieron al uso de armas cargadas.

En Palestina la OLP había retomado el control sobre las masas y llevó el problema más lejos repartiendo pistolas y cuchillos entre los protestantes, pues su ideal radical era destruir Israel. Inconformes con el terrorismo en su país algunos palestinos empezaron a trabajar como espías del enemigo. La paranoia que provocó tener traidores en sus filas empujó a la OLP a organizar una brigada especial de caza y aniquilación de éstos espías. Alrededor de 1,1000 palestinos murieron como resultado, la mayoría sin siquiera tener evidencias en su contra.

Como líder de la coalición, Yasser Arafat separó sus ideales de los de la OLP en Noviembre de 1989, pues decidió reconocer la autoridad de Israel en los asentamientos judíos de Cisjordania. Incluso propuso una solución en la que ambos sistemas políticos podrían integrarse dentro del territorio. Aunque la violencia seguía alarmando a ambos países, los israelíes se mostraron abiertos a la propuesta. Finalmente en Septiembre  de 1993, con Bill Clinton (ex presidente de los Estados Unidos) como moderador, Israel y Palestina firmaron Los Acuerdo de Oslo, en los que se repartía la autoridad de los asentamientos en Cisjordania (tanto de judíos como de árabes) y la OLP se comprometía a detener su política terrorista.

Años más tarde, el incumplimiento de la OLP en su parte del acuerdo haría estallar la Segunda Intifada en Palestina, siendo mucho más letal que la primera.

A %d blogueros les gusta esto: