9 mayo, 2021

La ofensiva de Erdogan y las nuevas caricaturas de Charlie Hebdo

El asesinato del profesor francés Samuel Paty ha desatado toda una ola de polémica alrededor. Tanto por la posición del presidente Emmanuel Macron como por el aumento de la presencia del islamismo radical en todo el mundo.

Las investigaciones dmostraron que el asesinato fue perpetrado por un joven musulmán, el cuál le pagó por información a dos alunos de la escuela en la que Paty trabajaba.

Asimismo, se demostró que Abdullakh Anzorov recibió la información por medio de redes sociales. Esto ya que Paty mostró las controversiales caricaturas de la revista Charlie Hebdo durante una clase en la que intentaba abrir un diálogo acerca de la libertad de expresión.

Al respecto, el presidente francés Emmanuel Macron declaró que “Francia no renunciaría a las caricaturas”.

Esto se suma a las tantas políticas “laicas” con las que pretende abordar el problema del radicalismo eliminando las expresiones religiosas públicas.

Estas declaraciones provocaron que el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan cuestionara públicamente la salud mental de Macron, al solapar a la revista.

Asimismo, esto fomentó todo un movimiento “antifrancés” en varios países musulmanes. En Siria o Bangladesh se suscitaron varias protestas en las que se quemaban banderas francesas o retratos de Macron. Igualmente, se retiraron los productos provenientes de la nación europea.

En respuesta a esto, Macron instó a los miembros de la Unión Europea a tomar medidas contra Turquía.

La revista Charlie Hebdo publicó en su portada una caricatura en la que se satiriza a Erdogan y su posición al respecto.

«Turquía tomará todas las medidas legales y diplomáticas necesarias en respuesta a una caricatura del presidente Tayyip Erdogan en el semanario satírico francés Charlie Hebdo», declaró el presidente durante una conferencia.

«Nuestra lucha continuará hasta el final, de una forma sana pero decidida, ante estas medidas maliciosas e insultantes», añadió Erdogan.

Las autoridades acusaron al dibujo de «difundir racismo y odio cultural» y consideran que la posición del seminario promueve «la xenofobia e islamofobia».

Varios analistas han señalado el posicionamiento de Erdogan como “una estrategia para asumirse a sí mismo como el defensor del Islam”. Lo cual crea una poderosa imagen en el Medio Oriente, ya que se refuerza el descontento de las sociedades islámicas hacia los gobiernos occidentales.

A %d blogueros les gusta esto: