24 julio, 2021

La Masacre del Peaje de Lekki

PARTE 2

Un Movimiento Distinto

Después de décadas de violencia policiaca, la sociedad nigeriana inició una serie de protestas pacíficas en busca de un mejor sistema de seguridad pública. Sin embargo, la respuesta del gobierno fue la contraria a lo que se deseaba. Por lo que la inconformidad de la población estalló tras el asesinato de cientos de protestantes que se manifestaron el 10 de Octubre del 2020 frente al peaje de Lekki (una de las zonas más lujosas del país). A éste incidente se le conoce como La Masacre del Peaje de Lekki, y es uno de los acontecimientos que se cree funcionarán como un parteaguas en la lucha africana por la reforma política de sus países.

Las Demandas Nigerianas

Al día siguiente de la masacre, el 11 de Octubre del 2020, la juventud africana que forma parte del movimiento #EndSARS acusó al gobierno nigeriano de haber maquiavélicamente planeado el incidente. Así mismo, se dio a conocer una lista de demandas que la población le exigía directamente al presidente Muhammadu Buhari. Dentro de estas ya no sólo se pedía la disolución de los cuerpos de seguridad SARS, sino que se aceptaba su reintegración únicamente bajo mejores condiciones de preparación y salario para sus integrantes.

Las 5 Demandas Nigerianas

  1. Liberación inmediata de los protestantes arrestados.
  • Justicia para todas las víctimas de brutalidad policial y la entrega de una compensación apropiada para sus familias.
  • El establecimiento de un cuerpo independiente que vigile la investigación y persecución de todo incidente de abuso policial reportado. (El caso deberá atenderse dentro de los siguientes 10 días).
  • La eliminación de los cuerpos SARS y la firma de un nuevo Código Policial en el que cada ex miembro pase por un análisis psicológico y un nuevo entrenamiento (vigilado por organizaciones externas) antes de ser reintegrado.
  • Aumento al salario de los oficiales de policía para que su trabajo sea adecuadamente retribuido y cumplan con la protección de los civiles y sus propiedades.

En un principio, e incluso con los medios internacionales sobre las evidencias que habían logrado recuperarse de la masacre, el presidente nigeriano Muhammadu Buhari negó cualquier acusación relacionada con el suceso. Usando una de las estrategias más recurrentes en su gobierno, intentó convencer a las zonas más precarias del país negando que siquiera hubiera habido un enfrentamiento y asegurando que todas las supuestas víctimas se encontraban a salvo con sus familiares.

Indignados por la respuesta del presidente, los protestantes siguieron insistiendo en sus demandas y pidieron ayuda de las comunidades nigerianas de migrantes distribuidas por todo el mundo para hacer consciencia de la situación. Como resultado, el 13 de Octubre el presidente Buhari dio una conferencia a los medios de comunicación internacionales en la que confirmaba la abolición del SARS, simpatizando con las demandas de su población. Sin embargo, ésta respuesta resultó ser también una mentira. Ya que en movimientos anteriores el gobierno nigeriano había usado la misma estrategia para calmar la situación pero sin que se alcanzara ninguna mejora.

Actualmente la lucha contra el SARS se ha convertido en el estilo de vida nigeriano y, al permitir que elementos del sector de seguridad pública respondan con violencia a las protestas los casos de violencia en el país se han incrementado de manera drástica. Se cree que, de continuar así, Nigeria podría estar sumergiéndose en una guerra civil. Sin embargo, éste conflicto también podría representar un “nuevo despertar” para las naciones africanas que durante tantos años han vivido oprimidas por la corrupción de sus gobiernos.

A %d blogueros les gusta esto: