20 abril, 2021

La Islamofobica Comedia de Charlie Hebdo Vuelve a Francia y Pakistán no lo Permitirá Más.

Cinco años después de los ataques terroristas en París la insólita revista de comedia francesa Charlie
Hebdo ha decidido reimprimir sus caricaturas del profeta islámico Mahoma. Los editores dicen que
se ha hecho en conmemoración a los afectados, pero Pakistán, una nación ortodoxa y yihadista, no
permitirá que las naciones europeas sigan burlándose de su religión.
¿Libertad de Expresión para Quién?
El 7 de Enero del 2015 las oficinas de Charlie Hebdo fueron atacadas por los hermanos Kouachi, dos
árabes que pertenecían a la rama del grupo terrorista Al-Qaeda en Yemen. Después de que la revista
se burlara en sus redes sociales del anuncio de “felices fiestas” que un líder musulmán había dado
públicamente, los hermanos iniciaron un tiroteo en el edificio. El resultado fue de 12 víctimas y 10
heridos, poniendo a Francia en estado de emergencia y preparándolo para los ataques que seguirían
a lo largo de aquel trágico año.
Además de los hermanos Kouachi (quienes murieron en un enfrentamiento con la policía días
después del atentado) se encontraron alrededor de 15 cómplices y nuevos testigos que han decidido
aclarar la serie de eventos que acontecieron aquel trágico 7 de Enero. El juicio de estas personas
inició el pasado 2 de Septiembre del 2020 y se espera que dure 10 semanas.
Horas de empezar con el juicio, la revista Charlie Hebdo decidió desafiar de nuevo a los extremistas
reimprimiendo en su portada todas las imágenes sensibles que había sacado anteriormente y que
fueron la causa principal de la muerte de su equipo de trabajo. Los editores insisten en que no atentan
contra las leyes de su país al publicar estos dibujos. Por el contrario, admiten que han recibido
innumerables solicitudes de más bromas de Mahoma por parte de sus lectores desde el día del
incidente. Sin embargo, decidieron reservarse porque estaban buscando el momento más oportuno
y significativo para seguir con su legado de comedia.
Los editores dicen que no tienen miedo, pues no permitirán que la
intolerancia de los islámicos amenace su libertad de expresión
Charlie Hebdo se ha defendido diciendo que se ha burlado de las religiones católica, judía y
musulmana por igual, así que no tiene nada qué temer. Es más, ve su más reciente número como un
homenaje a los difuntos, un estandarte para la libertad de expresión, y un vestigio histórico que le
mostrará a las futuras generaciones el motivo de la muerte de tantas personas.
Si Tú Eres Charlie, Yo Soy Kouachi
Para la comunidad musulmana las bromas de Charlie Hebdo no sólo rompen con la moral religiosa
de no representar a sus líderes mediante símbolos, también ridiculizan su cultura. Ofendidos por el
descaro de los franceses tras las consecuencias a las que los primeros dibujos habían llevado, la
sociedad ha dirigido enormes protestas en Pakistán desde inicios de Septiembre. Dentro de los
reclamos de los ortodoxos se pide que se rompan relaciones con ésta nación europea y el embajador
francés ha tenido que salir del país bajo presión. Además, los protestantes piden que se boicoteen a
los productos y empresas francesas.
El lema “Je suis Charlie” (“Yo Soy Charlie”), que se popularizó en
Francia tras el atentado como muestra de solidaridad con las víctimas,
ha sido adaptado en Pakistán como “Si tú eres Charlie, yo soy
Kouachi”, haciendo referencia al apellido de los hermanos que llevaron
a cabo el ataque. También ha sido adaptado por la comunidad
musulmana europea con leyendas menos radicales como “Yo soy
Mahoma” o “Yo soy Musulmán”.
Aunque también inconformes con el nuevo volumen de la revista, los musulmanes que habitan en
Francia han dado una opinión completamente distinta a la de los editores de Hebdo. Ellos dicen que
éste tipo de dibujos lastiman a su comunidad manipulando el concepto que se tiene de los
musulmanes en Europa. Desde el 2015 los árabes han batallado con grandes problemas de
intolerancia por parte de la sociedad que, generalizándolos como terroristas, los amenaza y exige
que regresen a sus países. La ridiculización que Charlie Hebdo hace de la cultura musulmana afecta
directamente la libertad de expresión, en contraste a lo que los editores reclaman, y viola los derechos
humanos de la comunidad de migrantes y refugiados árabes.

A %d blogueros les gusta esto: