6 mayo, 2021

#JusticeForAdam

Una vez más la policía norteamericana ha cometido actos de violencia contra las comunidades minoritarias de su país. En este caso la víctima fue un niño.

Este es el caso de Adam Toledo, un niño de 13 años que cruzaba el séptimo grado. Un oficial de policía le quitó la vida y mintió al respecto para no recibir cargos.

El 29 de Marzo de este año, Adam entró en una persecución con los oficiales en el vecindario de La Villita, West Side Chicago. Toledo, un niño mexicano-estadounidense, fue perseguido junto con Rubén Román (de 21 años), quien tenía un arma Román disparó el arma, Toledo corrió mientras arrestaban a su amigo.

La fiscalía de Chica mintió sobre los hechos diciendo que Adam también tenía un arma en la mano y que había amenazado con abrir fuego cuando iban a arrestarlo, por lo que la reacción de los oficiales fue disparar primero.

El fin de semana pasado se dio a conocer el video en donde se comprueba que esta acusación es una mentira, pues Adam no sólo siguió las instrucciones de los policías, al abrir las manos y levantarlas no tenía nada. Motivo por el que los agentes de policía no debieron aplicar tal violencia.

Según la Madre de Adam él era un niño imaginativo, divertido, y amaba a los animales. Era fanático de Toy Story, Bob Esponja y The Walking Dead. Le encantaba ir a comer a Taco Bell. Era cercano a sus seres queridos y destacaba por ser un estudiante brillante, con un gran futuro que le fue arrebatado muy pronto.

Su homicidio causó indignación entre la comunidad latinoamericana, por lo que el día viernes 16 de Abril más de mil manifestantes se reunieron por la tarde en el barrio Logan Square de Chicago para exigir justicia. Estas protestas iniciaron tras la divulgación del video en el que se muestra el asesinato del menor, a tiros por la policía, el cual no fue más que un crimen de odio.

A %d blogueros les gusta esto: