3 agosto, 2021

FILE PHOTO: People wearing protective face masks walk in a street in Paris, amid the coronavirus disease (COVID-19) outbreak, in France, May 27, 2021. REUTERS/Sarah Meyssonnier

Francia, entre el covid y el terrorismo

El Ministerio de Salud de Francia ha realizado varias advertencias debido al aumento en los contagios por COVID-19 durante las últimas semanas. Esta sería la cuarta ola del virus que enfrenta la nación europea, y amenaza con llegar antes del verano.

Asimismo, un factor importante en el aumento de los contagios ha sido la variante “Delta” del virus, la cual ya ha sido declarada por la OMS como una “variante peligrosa”.

Esta variante es la más reciente y se estima que es 55% más contagiosa que la variante Alfa (la primera en producirse y que a su vez era 50% más contagiosa que el virus original).

Asimismo, se cree que esta nueva variante puede presentar mayor resistencia a los tratamientos y a las vacunas.

En Francia se está observando la evolución del virus en el Reino Unido ya que la pandemia “ha avanzado más” en la isla inglesa, siendo la variante Delta el 97% de los casos del 3 de julio.

En Francia esta última variante se ha presentado en el 20% de los casos.

Por otro lado, el día de hoy se liberó la cifra de los 7,500 individuos vigilados por los servicios secretos franceses durante una entrevista con Nicolás Lerner, cabeza de la Dirección General de la Seguridad Interior.

Lerner señaló que Francia ha sido víctima de seis atentados y ha evitado otros cinco durante los últimos dieciocho meses.

Asimismo, durante la entrevista Lerner dijo que junto al perfil “tradicional” de terrorista ha surgido durante los últimos años el “individuo más aislado”, el cual no tiene vínculos directos con organizaciones terroristas. Señaló que los autores de los últimos nueve atentados no se encontraban fichados por los servicios secretos.

Igualmente, se ha publicado que un estimado de 23,000 habitantes se encuentran inscritos en una base de datos de “personas radicalizadas que pueden cometer delitos”.

Gérald Darmanin, ministro de Interior ha expresado su intención de aumentar las deportaciones en el país.

A %d blogueros les gusta esto: