14 abril, 2021

Estados Unidos: Las secuelas del asalto al Capitolio

El 6 de enero estalló en la capital de Estados Unidos una violencia sin precedentes en la potencia mundial.

Un grupo de seguidores del presidente saliente Donald Trump tomaron el Capitolio mientras el Congreso debatía la certificación de la victoria del demócrata Joe Biden.

El magnate se ha esforzado en desacreditar los resultados de las elecciones incluso desde antes del proceso, tachandolo de “fraudulento” sin contar con ninguna prueba que respalde sus declaraciones.

Fue este discurso el que propició el ataque de sus seguidores al edificio federal, en el cual han muerto cinco personas y cientos más han resultado heridas.

Comenzando por la amplia diferencia de respuesta policial cuando se compara con las protestas de Black Lives Matter, ya que durante estas movilizaciones en verano de 2020 se evidenció el uso de fuerza bruta, gas lacrimógeno y munición no letal.

Asimismo, destaca el hecho de que la Guardia Nacional fuera desplegada por orden del mismo Trump durante las protestas por el asesinato de George Floyd, medida de la que se prescindió durante el ataque al Capitolio.

El asalto fue perpetrado por una gran mayoría de miembros de grupos ultraderechistas y de fanáticos de las armas (asimismo destacaron participantes relacionados al ultranacionalismo y a grupos neonazis).

Tras el ataque, el Congreso rápidamente confirmó la victoria  oficial del demócrata Joe Biden. Asimismo, las cuentas de Trump en redes sociales fueron desactivadas temporalmente.

El republicano se vio obligado a reconocer la presidencia de su contrincante por las fuertes críticas que recibió por parte de la población estadounidense y de la comunidad internacional.

«A todos aquellos que han preguntado, no estaré en la toma de juramento el 20 de enero”, publicó Trump en su recién recuperada cuenta de Twitter, haciendo referencia a la ceremonia de toma de la presidencia en la que Joe Biden asumirá el cargo.

Sin embargo, la portavoz de la Casa Blanca, Nancy Pelosi, ha exhortado a los miembros del gabinete inmediato del presidente que lleven a cabo la Enmienda 25, con la que se le podría destituir de su cargo.

Asimismo, nueve miembros de este gabinete han renunciado ya a su puesto a raíz de las manifestaciones.

A %d blogueros les gusta esto: