30 julio, 2021

¿Es Cuties Peor de los que Esperábamos? (Resubida)

Premiada por su dirección durante el festival de cine francés Sunbeam del 2020, Cuties es una película que ha levantado mucha polémica durante Septiembre por su llegada a Netflix. Las primeras imágenes que se dieron a conocer en Norteamérica de la cinta y su sinopsis no fueron nada favorecedoras. Incluso alarmaron a la audiencia por los casos de pedofilia que se han dado a conocer últimamente dentro de la política estadounidense. Sin embargo, desde un principio los argumentos de la directora, Maïmouna Doucouré defendían el filme como una historia de madurez con un objetivo feminista. En un debate tan tenso y delicado como éste sólo nos quedaba esperar la llegada de la cinta a nuestra región para poder dar una opinión y, a casi un mes después de su estreno, las opiniones en cuanto al tema han cambiado.

Atrapada entre Dos CulturasCuties es la historia de Amy, una niña de 11 años que, aun viviendo en Francia, se siente atrapada por las tradiciones islámicas de su familia africana. En la escuela, Amy queda impresionada con las

“Cuties” (“Linduras”), un grupo de niñas de su edad que visten de manera atrevida y tienen un grupo de baile. Amy desea tener aquella libertad que siente que las Cuties gozan y hace cualquier cosa por pertenecer a su grupo. Sin embargo, conforme va entrando en el mundo de las redes sociales moldea su imagen conforme a los estereotipos de belleza y sensualidad que la sociedad impone sobre las mujeres. A su corta edad no se da cuenta del verdadero peligro del camino que está tomando y comete graves errores que, aunque dolorosos, la ayudarán a definirse como mujer.

El principal dilema al que Amy se enfrenta en la película es el contraste entre su familia y sus amigas de la escuela. Por un lado, la religión islámica la envuelve en una cultura patriarcal en la que las mujeres deben tomar una postura sumisa y reprimir sus deseos y emociones con tal de aceptar las decisiones de sus esposos. En su casa Amy sufre el peso de los problemas de su madre (quien tiene que aceptar la traición de su esposo) y siempre se le insiste que debe aprender a cocinar y cuidar de sus hermanos, pues son las responsabilidades de una mujer. Por el contrario, tanto en la escuela como en las redes sociales Amy está expuesta a una sociedad que parece forzarla a hipersexualizarse para llamar la atención y, junto con sus amigas, comete errores que lastiman su integridad simplemente por no tener un modelo a seguir firme en su vida.

Fuerte y conmovedora, Cuties es una película que logra reflejar la inseguridad por la que las niñas preadolescentes pasan al intentar descubrir su identidad y entender la edad en la que se encuentran

Se Recomienda Discreción

Cuties es una película fuerte con muchas escenas de contenido sensible, por lo que necesita ser observada por un público maduro y de mente abierta. Al contrario de lo que en un principio se llegó a pensar, está más enfocada en una perspectiva feminista sobre el crecimiento que en la hipersexualización de las menores. Las situaciones a las que se enfrentan las protagonistas resultan ser eventos con las que muchas mujeres del público se han identificado, pues lo vivieron a esa edad. En ningún momento se muestra a las actrices sin ropa o en situaciones que pongan en riesgo su integridad, únicamente los últimos 3 minutos de rutina de baile son cuestionables.

Al igual que varias escenas en las que las menores están descubriendo la sexualidad, la última rutina de baile (aunque mucho más explícita que cualquier otra toma) fue grabada con el objetivo de incomodar a la audiencia. De ésta manera la narrativa logra hacer énfasis en la perspectiva de las niñas en cuanto a temas como la sexualidad (que resultan completamente extraños y hasta incómodos) y, con la última escena, hace reflexionar a la audiencia sobre los ejemplos que como sociedad dejamos que las menores tengan.

Aunque ha sido ampliamente criticada por éste tipo de escenas, la directora Maïmouna Doucouré asegura que los padres de las actrices estuvieron en todo momento durante la grabación y que siempre se respetó la opinión y la dignidad de las niñas. Doucouré cuenta que le surgió la idea de hacer ésta película después de ver un show en el que niñas de muy corta edad bailaban de manera explícita (lo cual no se distancia mucho de los certámenes de belleza para menores o programas de televisión como Dance Moms), por lo que insiste en que es importante mantener a las niñas bien informadas sobre su desarrollo y fomentar que se sientan seguras y libres de expresarse en el ambiente en el que viven. Así mismo, la directora reclama que es momento de hablar de temas delicados como la hipersexualización de las menores, y de las mujeres en general, pues aunque sucede todo el tiempo nadie se atreve a reportarlo.

A %d blogueros les gusta esto: