25 junio, 2021

Elecciones en Bolivia un año después de la dimisión de Evo Morales

Casi doce meses después de que Evo Morales ganara el cargo de presidente por cuarta vez, unas nuevas elecciones se realizarán este domingo 18 de octubre y se estima que participen alrededor de 7 millones de bolivianos.

Hay que recordar que los resultados de las elecciones del 20 de octubre generaron una ola de protestas ya que todo apunta a que hubo un fraude para que Morales obtuviera la victoria debido a que no alcanzó la mayoría necesaria de votos para evitar una segunda ronda electoral.

Morales fue aconsejado para que huyera de Bolivia por la milicia y por la policía (razón por la que muchos gobiernos internacionales consideran la situación un golpe de estado) tras las manifestaciones masivas.

El 11 de noviembre de 2019 Evo Morales aceptó el ofrecimiento de asilo político del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, por lo que Jeanine Áñez fue declarada presidenta interina. Posteriormente Morales fue recibido en Argentina, donde reside hasta el día de hoy como refugiado político.

La situación de Evo Morales es muy complicada, tanto de juzgar como de explicar, ya que es el primer presidente indígena de Bolivia y le otorgó puestos importantes a los sindicatos agricultores. Igualmente, con sus reformas logró disminuir la pobreza extrema de 36,7% a 16,8% (el “milagro económico boliviano), así como la alfabetización del 96,3% de la población (lo que está considerado por la UNESCO como “libre de analfabetismo”).

Sin embargo, Morales estuvo involucrado en varias controversias, dentro de las cuales destaca su acusación de estupro. Asimismo, fue acusado en varias ocasiones de autoritarismo y centralización de poder, además de que su cuarta candidatura iba en contra de la Constitución, que Morales modificó.

La postergación de las elecciones provocó enojo en la población boliviana, específicamente con los sectores cocaleros que Morales favorecía, los cuales se enfrentaron con agentes de la policía y protestaron en varias ocasiones.

Con las inminentes elecciones, la población se encuentra insegura y todo se siente tenso, según observaciones de periodistas de la AFP. Debido a esto, la nación enfrenta una escasez artificial de gasolina, misma que provoca problemas con otros servicios.

La alta comisionada de la ONU invitó a la población de Bolivia a ejercer su derecho al voto pacíficamente, para “evitar los eventos del año pasado”.

A %d blogueros les gusta esto: