3 agosto, 2021

El Salvador: Polémica renovación de la Suprema Corte

El 1 de mayo Óscar Alberto López fue designado como presidente de la Suprema Corte y de la Sala de lo Constitucional por el Congreso (el cual cuenta con una mayoría que favorece al presidente Nayib Bukele).

Asimismo, ese día también fueron destituidos cinco miembros de la Sala de lo Constitucional, así como el fiscal general, Raúl Melara.

Esta decisión fue fuertemente criticada por la oposición ya que implica que la separación entre los Tres Poderes (la base de la democracia moderna) se está desvaneciendo en El Salvador.

A pesar de esto, el presidente Bukele fue ampliamente celebrado en redes sociales y las manifestaciones en contra de la decisión fueron mínimas.

Bukele llegó al poder en 2019 a sus 37 años, presentando una alternativa para los partidos tradicionales que se encontraban gobernando desde el fin de la guerra civil, capitalizando así el descontento general de la población.

Los aliados del presidente en el Congreso justificaron las destituciones al argumentar que los magistrados bloquearon medidas para atender a la pandemia.

Sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos expresó su preocupación por la situación e incluso retiró el apoyo económico a dos instituciones gubernamentales. Al respecto, Bukele pidió que no usaran ese dinero para financiar a partidos opositores.

Supuestamente, el periodo de López como cabeza de la Suprema Corte terminaba el día de hoy, sin embargo fue reelegido hasta 2024 por el Congreso aliado a Bukele.

Aunado a esto, el Estado del Salvador fue convocado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para revisar el establecimiento de medidas cautelares para periodistas que han sido objeto de amenazas y hostigamiento.

Asimismo, la Fiscalía de El Salvador presentó el pasado jueves pruebas en contra de un grupo de políticos por negociar con pandillas como los Mara Salvatrucha durante las elecciones de 2014 y 2015. 

A %d blogueros les gusta esto: