11 abril, 2021

El cuásar más lejano y antiguo del universo

Unos astrónomos han observado un cuásar a 13.030 millones de años-luz de la Tierra. Es el cuásar más distante descubierto hasta la fecha. Data de 670 millones de años después de la creación del universo, o sea de cuando este tenía solo el 5 por ciento de su edad actual.

El cuásar alberga un agujero negro súper masivo equivalente a la masa combinada de 1.600 millones de estrellas como el Sol. La observación es obra del equipo de Feige Wang, de la Universidad de Arizona en Estados Unidos. Además de ser el cuásar más distante, también es el más antiguo, de entre todos los conocidos. Hay que tener en cuenta que, dado que vemos a los objetos astronómicos tal como eran cuando salió de ellos la luz que ahora recibimos, el cuásar observado ya era tal como lo vemos ahora tantos años atrás en el tiempo como años-luz de distancia lo separan de nosotros.

Esta rara reliquia del universo temprano es también el primer objeto cósmico de su clase en mostrar evidencia de un viento saliente de gas súper calentado que escapa de los alrededores del agujero negro a un quinto de la velocidad de la luz.

Además de revelar un fuerte viento impulsado por el cuásar, las nuevas observaciones también muestran una intensa actividad de formación de estrellas en la galaxia donde se encuentra el cuásar, al cual se le ha dado el nombre de J0313-1806.

El anterior récord entre los cuásares del universo arcaico fue para un cuásar descubierto hace tres años. El equipo de la Universidad de Arizona también contribuyó a ese descubrimiento.

Se cree que los cuásares son el resultado de agujeros negros súper masivos que engullen la materia circundante, como gas o incluso estrellas enteras, dando lugar a un remolino de materia sobrecalentado conocido como disco de acreción que gira alrededor del agujero negro. Debido a las enormes energías involucradas, los cuásares están entre las fuentes más brillantes del cosmos, a menudo eclipsando a sus galaxias anfitrionas.

Aunque J0313-1806 está solo 20 millones de años- luz más lejos que el anterior poseedor del récord, el nuevo cuásar contiene un agujero negro súper masivo dos veces más masivo. Esto plantea interrogantes sobre los mecanismos de formación y crecimiento de agujeros negros en el universo temprano. Los cuásares que ya acumulaban millones, si no miles de millones, de masas solares en sus agujeros negros en una época en la que el universo era muy joven,

suponen un reto para los científicos que intentan explicar cómo llegaron a acumular tanta masa cuando apenas tuvieron tiempo de hacerlo.

Una explicación comúnmente aceptada de la formación de un agujero negro implica que una estrella explote como supernova al final de su vida y su núcleo se derrumbe sobre sí mismo dando lugar a un agujero negro. Con un tiempo suficiente, tales agujeros negros pueden ir tragando materia de su entorno y fusionarse unos con otros, hasta, teóricamente, convertirse en agujeros negros súper masivos. Pero se hace difícil entender cómo ese crecimiento pudo ser tan rápido en el caso del agujero negro del cuásar estudiado y en otros casos

A %d blogueros les gusta esto: