12 abril, 2021

El clima del mundo cuando la mayoría de la tierra se concentre en un súper continente

Todo comienza desde rímelos muy muy atrás cuando todos los continentes estaban agrupados en una gran masa de tierra llamada “Pangea”. El continente Pangea se fragmentó hace unos 200 millones de años. Sus trozos se alejaron unos de otros apoyados en las distintas placas tectónicas. Pero la separación no será permanente. Los continentes se reunirán de nuevo en un futuro distante. Y un estudio reciente sugiere que la futura disposición de este súper continente podría influir mucho en la estabilidad climática de la Tierra y quizá incluso en su habitabilidad. Aunque no se sabe a ciencia cierta cómo será el próximo súper continente o dónde estará ubicado. Una posibilidad es que, dentro de unos 200 millones de años, todos los continentes, excepto la Antártida, se unan alrededor del polo norte, formando el continente «Amasia». Otra posibilidad es que alrededor del ecuador el continente «Aurica» se forme a partir de todos los continentes dentro de unos 250 millones de años.

En el nuevo estudio, el equipo internacional de Michael Way, del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA (GISS, por sus siglas en inglés), utilizó un modelo climático global tridimensional para ejecutar simulaciones acerca de cómo esos dos posibles continente es afectarían al sistema climático global. El equipo descubrió que Amasia y Aurica tendrían efectos profundamente diferentes en el clima, ya que la presencia de cada uno cambiaría de manera diferente la circulación atmosférica y la oceánica. En el cual el planeta podría terminar siendo 3 grados centígrados más cálido si todos los continentes convergen alrededor del ecuador en el escenario de Aurica.

Además de las temperaturas más frías, el nivel del mar probablemente sería más bajo en el escenario de Amasia, con más agua atrapada en forma sólida en los casquetes polares. Además, la mayor abundancia de nieve podría acarrear una disminución importante de la cantidad de tierra disponible para la agricultura. Con Aurica, por el contrario, el clima sería bastante más cálido. La tierra, al estar concentrada más cerca del ecuador, recibiría mucha más radiación solar. Además, no habría casquetes polares que reflejasen al espacio el calor de la atmósfera de la Tierra. Todo ello causaría ese aumento de la temperatura global.

Aunque las costas de Aurica podrían parecerse a las paradisíacas playas de Brasil, el interior probablemente sería muy seco. En cuanto a si gran parte de la tierra sería cultivable o no, ello dependería de la distribución de los lagos y de los patrones de precipitación que experimentase el supercontinente, detalles en los cuales el presente estudio no profundiza, pero que podrían ser investigados en estudios futuros.

Las simulaciones mostraron que las temperaturas respectivas permitirían la existencia de agua líquida en aproximadamente el 60% de la tierra de Amasia, y en el 99,8% de la tierra de Aurica.

A %d blogueros les gusta esto: