13 junio, 2021

Dispersión violenta de marcha contra la brutalidad policial en Nigeria

Hace diez días se anunció la disolución de una unidad especial de la policía de Nigeria (SARS) tras una semana de protestas provocadas por los reportes de abuso por parte de la unidad.

Fueron varios testimonios y denuncias en los que se detallaron la violencia innecesaria ejercida por la unidad SARS. Igualmente se les acusó de ejecuciones extrajudiciales y de detenciones arbitrarias.

Aunque la unidad SARS fue disuelta, los miembros sólo serán transferidos hacia otras dependencias de la policía.

Las protestas por la brutalidad policial en el país continuaron hasta el día de ayer, ya que fueron disueltas tras intimidar a los asistentes.

Miles de jóvenes manifestantes se reunieron en Lagos para protestar y tomaron el control de las carreteras principales, bloqueando así el paso de los conductores a los que les permitían transitar a cambio de un pago.

Los jóvenes incendiaron una comisaría en el oeste de la ciudad, y se reportaron varios enfrentamientos con las fuerzas antidisturbios. Asimismo, los centros penitenciarios fueron atacados, lo cual provocó la fuga de más de 2,000 reos.

Debido a los altercados, el gobierno declaró un toque de queda en la ciudad, que no fue respetado por los manifestantes (tanto pacíficos como aquellos más radicales).

Debido a esto, las manifestaciones fueron disueltas por los policías, que dispararon a varios de los asistentes. Numerosas personas resultaron heridas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido al gobierno nigeriano que intente resolver la creciente brutalidad policial, ya que desde el comienzo de las manifestaciones más de 20 personas han muerto en enfrentamientos con los policías.

Fueron varios testimonios y denuncias en los que se detallaron la violencia innecesaria ejercida por la unidad SARS. Igualmente se les acusó de ejecuciones extrajudiciales y de detenciones arbitrarias.

Aunque la unidad SARS fue disuelta, los miembros sólo serán transferidos hacia otras dependencias de la policía.

Las protestas por la brutalidad policial en el país continuaron hasta el día de ayer, ya que fueron disueltas tras intimidar a los asistentes.

Miles de jóvenes manifestantes se reunieron en Lagos para protestar y tomaron el control de las carreteras principales, bloqueando así el paso de los conductores a los que les permitían transitar a cambio de un pago.

Los jóvenes incendiaron una comisaría en el oeste de la ciudad, y se reportaron varios enfrentamientos con las fuerzas antidisturbios. Asimismo, los centros penitenciarios fueron atacados, lo cual provocó la fuga de más de 2,000 reos.

Debido a los altercados, el gobierno declaró un toque de queda en la ciudad, que no fue respetado por los manifestantes (tanto pacíficos como aquellos más radicales).

Debido a esto, las manifestaciones fueron disueltas por los policías, que dispararon a varios de los asistentes. Numerosas personas resultaron heridas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido al gobierno nigeriano que intente resolver la creciente brutalidad policial, ya que desde el comienzo de las manifestaciones más de 20 personas han muerto en enfrentamientos con los policías.

A %d blogueros les gusta esto: