14 abril, 2021

Descubren que la Luna de Júpiter
puede brillar en la oscuridad

Una de las tantas lunas de Júpiter pueden brillar en la oscuridad y lo puede hacer de diferentes
formas en función del tipo de hielo que cubre su superficie.
Según National Geographic, Júpiter es el planeta más grande del sistema Solar. Tiene 53 lunas
con nombre, entre ellas Europa, uno de los lugares donde los científicos quieren buscar indicios
vida. Pues bien, se ha descubierto que este satélite brilla de formas diferentes en total oscuridad.
Fue a partir de telescopios terrestres que los científicos conocieron que Europa está confirmado
por hielo de agua, además han observado que hay pruebas sólidas, que debajo de la corteza de
hielo se encuentra un enorme océano de agua líquida.
En 1979, las naves Voyager viajaron hasta el sistema joviano, para así poder dar con los
primeros indicios de que Europa podría contener agua líquida. Después, los telescopios
terrestres en la Tierra, junto con la nave Galileo y telescopios espaciales, aumentaron la
confianza en un océano en Europa. Desde que ellos descubrieron es agua líquida en esa luna,
se empezó a investigar y dieron con que Europa tiene de 15-25 km de espesor, flotando sobre
un océano salado de 60-150 km de profundidad.
Actualmente, durante la simulación que procedía en el laboratorio, las condiciones superficiales
de Europa, investigadores del JPL de Nasa y del Instituto de Tecnología de California han
descubierto que el hielo salado de su superficie brilla en ausencia de luz solar y lo hace de
diferentes formas. Esto se debe a que la superficie de Europa tiene electrones y partículas la
cual se bañan en radiación de alta energía por lo que el brillo era algo se podría suponer, aunque
los científicos se percataron de un fenómeno, en el cual probaron con nuevas composiciones de
hielo donde el resplandor se observaba diferente. Los distintos compuestos salados reaccionan
de diferente forma a la radiación y emiten su propio brillo único. A simple vista, este resplandor
se vería a veces ligeramente verde, a veces ligeramente azul o blanco y con diferentes grados
de brillo.
Los científicos usan un espectrómetro para separar la luz en longitudes de onda y conectar las
distintas «firmas», o espectros, a diferentes composiciones de hielo.
La mayoría de las observaciones que utilizan un espectrómetro en una luna como Europa se
toman utilizando la luz solar reflejada en el lado diurno de la luna, pero estos nuevos resultados
iluminan cómo se vería Europa en la oscuridad.

A %d blogueros les gusta esto: