14 abril, 2021

Elizabeth Zimnie (cq), an ER RN at Norwegian American Hospital, receives the COVID-19 vaccination administered by Dr. Abha Agrawal (cq), chief medical officer at Norwegian American Hospital at Loretto Hospital in Chicago on Tuesday, Dec. 15, 2020. coronavirus, COVID-19 (Jose M. Osorio/ Chicago Tribune/Pool)

Coronavirus: COVAX, mutaciones; ¿qué sucede con las vacunas?

La enfermedad por el nuevo coronavirus continúa asediando a la población del mundo todos los días, saturando hospitales y provocando encierros que resultan en golpes directos para la economía tecno capitalista en la que estamos sumidos, aunque solo la clase trabajadora es la que sufre las consecuencias.

Por la pandemia cerca de 2.5 millones de personas únicamente en México han perdido su empleo durante el último año.

La única solución aparente ha sido el desarrollo de vacunas por las grandes empresas farmacéuticas, mismas que recibieron préstamos gubernamentales para acelerar y pulir el proceso de producción.

Sin embargo, a principios de este año empresas como Pfizer anunciaron retrasos en la producción, por lo cual disminuyeron la distribución de vacunas.

Asimismo, mientras las grandes farmacéuticas son presionadas por organismos como la Unión Europea, el virus se encuentra mutando en nuevas cepas. 

Todo parece indicar que estas nuevas variables (encontradas en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica) presentan un riesgo mucho mayor de contagio, aunque las empresas farmacéuticas afirman que las vacunas funcionan con las nuevas mutaciones.

Igualmente, un tema central en las discusiones respecto al pandemia ha sido la distribución de vacunas.

El presidente de Sudáfrica y la canciller de Alemania tocaron el tema durante el Foro Económico Mundial de Davos, hablando de una “repartición justa”.

A pesar de que los países europeos son considerados dentro de las naciones “ricas”, las autoridades han sido criticadas por los programas de vacunación propuestos, ya que los señalan por ser “lentos e ineficientes”.

Particularmente en Alemania, la población señala que a pesar de que la nación es sede de BioTech, empresa farmacéutica líder en el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus, el gobierno optó por unirse al proceso de distribución de la Unión Europea.

Por el otro lado, Canadá ha sido señalada por unirse a COVAX, un programa de distribución de vacunas que la Organización Mundial de la Salud diseñó para apoyar a las naciones con menos ingresos.

Canadá es la única nación dentro del G7 en unirse a COVAX, a pesar de que previamente han asegurado 400 millones de dosis de la vacuna. El país tiene una población de 38 millones de habitantes, por lo que tendría muchas más dosis de las necesarias para inocularlos a todos.


A %d blogueros les gusta esto: