1 agosto, 2021

Canadá, incidentes pasados que causan reacción en el presente

Durante los últimos días, cientos de personas han tomado las calles de Canadá. Los protestantes han incendiado iglesias como respuesta a la violencia ejercida contra los grupos indígenas del país.

Entre los meses de mayo y junio se han descubierto fosas comunes, en el patio de iglesias católicas, que contenían cientos de restos humanos en los condados de Kamloops, Brandon y Cowessess. En la primera fosa aparecieron 215 cadáveres de niños indígenas. A la semana siguiente se encontró otra con 751 cadáveres y, hace unos días, se localizaron otros 182 restos de menores.

Todos estos cuerpos aparecieron enterrados clandestinamente en escuelas católicas del país. Estos actos han sucedido durante siglos como resultado del colonialismo; que se refiere a los esfuerzos de los imperios europeos por erradicar a las culturas nativas de los nuevos territorios que habían conquistado.

Entre los años de 1980 y 1997, más de 150 mil niños indígenas fueron llevados a internados católicos para desarraigarse de su cultura y costumbres. Se sabe que estos niños eran abusados física, verbal y sexualmente por las autoridades eclesiásticas. Muchos de estos también fueron utilizados en experimentos científicos.

En respuesta a los incidentes recientes, Donald Bolen, miembro de la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos (CCCB) y arzobispo de la ciudad de Regina, dijo estar “realmente consternado” por los informes que han llegado a sus oídos.

Donald también dijo que: “En aquel entonces, los internados públicos estaban regentados por una mentalidad colonial. Las diversas iglesias, incluida la católica, separaban a los niños de sus hogares a una edad muy temprana. Muchas iglesias fueron cómplices de este crimen. Ahora guardamos luto por aquellos niños que fueron separados de sus hogares, sus familias, su idioma, su cultura y su espiritualidad”.

Líderes indígenas canadienses se reunirán con el papa Francisco en diciembre. Este encuentro se llevará a cabo con la esperanza de obtener una disculpa, por parte de la Iglesia Católica, respecto a lo sucedido en las escuelas residenciales.

Mediante un comunicado, el CCB expresó que: «El papa Francisco está profundamente comprometido a escuchar directamente a los pueblos indígenas; expresando su sincera cercanía, abordando el impacto de la colonización y el papel de la Iglesia en el sistema escolar residencial; con la esperanza de responder al sufrimiento de los pueblos indígenas y los efectos del trauma intergeneracional».

Por otro lado, el primer ministro canadiense Justin Trudeau se disculpó por los incidentes ocurridos en las escuelas. Su disculpa se hizo pública luego de que la Federación de Naciones Indígenas Soberanas diera a conocer el total de fosas encontradas en los diversos colegios católicos locales. Trudeau ha dicho:

«A los miembros de la comunidad Cowessess y las comunidades del Tratado Cuatro, lo sentimos. Fue algo que no podemos deshacer en el pasado, pero podemos comprometernos todos los días a arreglarlo en el presente y en el futuro”.

En otro comunicado Trudeau expresó que: «Esta fue una política gubernamental increíblemente dañina. Fue la realidad de Canadá durante muchas, muchas décadas y los canadienses de hoy están horrorizados y avergonzados de cómo se comportó nuestro país [con los indígenas], su cultura y su idioma, y la asimilación forzada sobre ellos».

El primer ministro concluyó con: “Lamentamos profundamente nuestra participación en las escuelas residenciales y los daños que ocasionaron a los pueblos y comunidades indígenas”.

Tras la quema de iglesias por diversos condados, y la destrucción de estatuas que marcaban esa etapa trágica del país, es importante preguntarnos: ¿Cómo la historia de la colonización sigue impactando nuestro presente?

A %d blogueros les gusta esto: