25 febrero, 2021

Ya chole.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, respondió con la frase “ya chole” cuando se le pidió responder hacía una pregunta sobre la candidatura de Félix Salgado Macedonio, quien está acusado de haber cometido violaciones y otros abusos sexuales.

Tras las acusaciones del precandidato a gobernador del estado de Guerrero, se le cuestionó Andrés Manuel López Obrador este jueves si estaría dispuesto a romper el pacto patriarcal. En otras palabras, dejar de respaldar la candidatura de Salgado Macedonio como lo hicieron varias mujeres incluso dentro de su partido, y también colectivos feministas que lo han pedido a gritos desde que se dieron a conocer las acusaciones.

La respuesta del presidente no es más que sólo un intento de evadir los cuestionamientos de periodistas, artistas, mujeres y activistas. Se ha generado un enojo gigantesco entre las ciudadanas. Recordemos cuando Jesús Murillo dijo “ya me cansé” al hablar sobre los desparecidos de Ayotzinapa. ¿Se cansan de escuchar la violencia que perpetúan en su país? ¿Se cansan de escuchar de casos de violencia sexual y de género? Nosotras nos cansamos de vivirlo, se sentirlo, y más allá de eso, que nunca se resuelvan.

En cuestión de horas, #YaChole se convirtió en tendencia en Twitter. Varios usuarios han utilizado estas palabras para reclamarle al presidente sobre los errores de su gobierno en materia de género y sobre la carencia de su sensibilidad hacia el sufrimiento de las víctimas.

Es importante resaltar y cuestionarnos que esto no es una cosa de esta vez. Andrés Manuel López Obrador ha minimizado la violencia de género a lo largo de su mandato: minimizando las llamadas de emergencia 911 por violencia doméstica y auxilio de mujeres, pidiéndole a colectivos feministas que no rayaran las puertas de Palacio Nacional durante las protestas. Todo forma parte de un patrón. Que el gobierno no lo reconozca, no significa que no exista.

Ya chole con la violencia, con los feminicidios, con las desapariciones de mujeres, con los pretextos machistas, con el desprecio a la mujer, con culpar todo hacia una estrategia mediática, con culpar al neoliberalismo.

Por sumisión hacia las acusaciones, se vuelven cómplices. Si Félix Salgado Macedonio llega a la gubernatura del Estado de Guerrero, la responsabilidad de sus actos será de quien lo haya encubierto desde su poder. Si se vuelve gobernador, él no será el único violador. Que al presidente no le indignen las situaciones de violencia, y más allá de ello, decida defenderlas, es otro claro ejemplo de como la violencia de género está invisibilizada, normalizada y pasa siempre a ser impune. Las palabras del presidente desgarran a las mujeres de México, si no se nos protege desde arriba, ¿qué esperamos que pase abajo?

A %d blogueros les gusta esto: