28 febrero, 2021

UNAM y violencia de género.

Yazmín, una estudiante de la UNAM fue violada por alguien que, igual que ella era alumno de la misma institución. En febrero del 2020, antes de el inicio de la pandemia, la joven de 22 años denunció ante la UNAM, y también ante la Fiscalía de la Ciudad de México. Alberto, un estudiante de noveno semestre la carrera de ingeniería química, es el violador de esta joven, además de ser acusado de haber ejercido violencia física y psicológica en su contra mientras era su pareja. Todos estos actos se cometieron dentro de las instalaciones de la Facultad de Química en Ciudad Universitaria.

“Aquel martes yo no había llegado a mi primera clase, estaba muy enferma y débil. Fuimos a ‘Metalandia’, donde era mi segunda clase y buscamos un salón porque yo quería dormir. Me senté en una silla, él me dio su bata para taparme y nos tomó una foto que subió a redes sociales diciendo que me cuidaba. Minutos más tarde me tiró de cara al piso, tomó mis muñecas aferrándolas al suelo, me bajó y se bajó el pantalón para proceder a penetrarme. Lloré, le pedí que se detuviera, intenté moverme, pero no pude”,  relata Yazmín.

Señala que, las actitudes de violencia de Alberto habían iniciado hace aproximadamente un año y fue víctima de violación por su parte más de una vez. Sin embargo, fue hasta febrero del 2020 que ella lo denunció. Sin importar que ya habían terminado su relación, ella asegura que él seguía acosándola. Alberto, al ser un profesor adjunto de cálculo y álgebra, contaba con la preferencia por parte del personal de la facultad, por lo que aseguraba que si lo acusaban de violencia de género, el estaría protegido y nadie le creería a Yazmín

En cuatro años, desde que se inició la implementación del protocolo para la atención de casos de violencia de género en la Universidad Nacional autónoma de México, se realizaron 486 quejas, con 311 presuntos agresores que son parte de la comunidad universitaria.

El 98.2% de las víctimas fueron mujeres, y el 94.9% de lxs agresores fueron hombres. Es importante señalar, que la mayoría de estas conductas se reproducen por parte de una expareja como en el caso de Yazmín.

271 quejas fueron sobre tocamientos sin consentimiento, 133 sobre ejecución del acto sexual sin consentimiento, Y 13 por observar a una persona masturbándose. Seis de cada diez víctimas tienen entre 18 y 24 años, refiriéndose a que el 43.5%, también son estudiantes de las facultades y escuelas ubicadas en la ciudad universitaria.

Yazmín vivió con su agresor en su salón de clases aún cuando éstas se tornaron virtuales. Alrededor de octubre se le informó a Yasmín que su agresor había sido suspendido hasta enero del 2021, imposibilitándolo de dar o recibir clases. No obstante, continuó asistiendo a clases sin importar su sanción. Al no recibir respuesta de la unidad para la atención y seguimiento de las denuncias de la Facultad de Química, realizó una protesta durante el homenaje a Mario Molina, reclamando la violencia de género que se vive dentro de la Facultad y el caso de Yazmín. Días después, el alumno fue expulsado de la Institución.

Desafortunadamente, su violador sigue impune ante la fiscalía de la Ciudad de México, mientras esa investigación sigue en curso.

A %d blogueros les gusta esto: