3 agosto, 2021

¿Qué es el hongo negro?

El hongo negro parece ser una enfermedad que va mucho más allá del COVID-19. No se sabe si los casos detectados en nuestro país tienen relación con el virus o si, por el contrario, el hongo negro es contraido por factores completamente ajenos al covid. Se sabe que este padecimiento ya existía antes de la pandemia. Sin embargo, hay personas que aún no conocen realmente lo que es y cómo debe atenderse esta enfermedad. A continuación te daremos información concreta acerca del hongo negro.

Un estudio hecho por  Laura Castañón Olivares, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), presenta que, en México, existen reportes de mucormicosis de baja frecuencia y morbilidad desde hace ya  varios años. Sin embargo, estos problemas jamás habían causado un impacto tan renuente como el que vivimos ahora.

La enfermedad, concreta la doctora, no es causada por hongos negros; sino por hongos del orden de los mucorales. Estos hongos pertenecen al género Rhizopus que, aunque no es dañino para los humanos, sí los infecta por sus microorganismos.

Para que este hongo se convierta en patógeno necesita un factor de oportunismo. En el caso de pacientes diabéticos, por ejemplo, sus niveles de glucosa no permanecen en los parámetros adecuados; volviéndonos más vulnerables frente al hongo. Las esporas de los hongos causantes de la enfermedad pueden permanecer suspendidas en el aire, pero también pueden estar depositadas en el suelo y otras superficies, ya que son de índole anemófilos.

La experta dijo que: “Cuando inhalamos un hongo del género Rhizopus, u otro mucoral del aire; o, por ejemplo, de una fruta contaminada antes de que nos la comamos; ésta penetra en nuestro organismo por la nariz. Si nuestras defensas inmunológicas están bajas y no pueden eliminarlo, el hongo coloniza los senos paranasales.”

Aunque las probabilidades de contraer esta enfermedad son bajas, este hongo puede comenzar a descender por nuestro sistema hasta llegar a los pulmones, causando mucormicosis pulmonar. El hongo negro debe ser tratado lo antes posible, ya que el alcance que podría llegar a tener en el sistema nervioso central es tal que puede terminar con la vida del paciente en un periodo de 48 a 72 horas.

Su tratamiento debe incluir anfotericina B: un antifúngico muy efectivo que debe ser administrado bajo la supervisión de un médico, ya que puede ser tóxico para el riñón y el hígado.

A %d blogueros les gusta esto: